El Teatro de la Ciudad, en el olvido gubernamental

Héctor Miranda