El suicidio, puerta falsa que se mantiene abierta

Héctor Miranda