El Guayo siempre quiso entregarse “pero la turba lo intimidó”

Héctor Miranda