El grafiti, el lenguaje libre de las calles

Héctor Miranda