El arraigo debería ser domiciliario opina el padre de Daniel Sánchez
Daniel Sánchez
José Cruz agradece las acciones de la CEDH al emitir observaciones a la PGJE y su casa de arraigo, mas espera que éstas no se queden en el aire, como letra muerta.

La Paz, Baja California Sur.- La casa de arraigo de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) se halla en pésimas condiciones y es imperante que se atiendan las recomendaciones de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos (CEDH) en este sentido, señaló José Cruz Sánchez Astorga, padre de Daniel José Sánchez Ávila, detenido por presuntamente asesinar a Jonathan Hernández Ascencio, luego de haber vivido la experiencia de visitar por un mes a su hijo en el lugar y ahora que la figura ha sido acotada por el Congreso del Estado.

El señor Sánchez Astorga se mostró de acuerdo con la adecuación de la figura del arraigo con el fin de que a aquellos a quienes no se les ha comprobado su participación en un delito atraviesen el proceso de averiguación en condiciones dignas y de respeto a sus derechos humanos fundamentales, como la libertad. Cabe recordar que a raíz de la detención de su hijo Daniel José el tema de la casa de arraigo de la PGJE, tanto como figura jurídica así como por sus condiciones inhumanas, cobró relevancia y se preponderó en la agenda pública de asuntos fuera de la justicia.

Él opina que el arraigo debería ser domiciliario, así como alguna vez lo solicitó para su hijo, quien ahora enfrenta el proceso en el Centro de Reinserción Social (CERESO) de La Paz:

“Como lo había ordenado el juez en el caso de mi hijo Daniel, pero que el procurador desacató esa orden, y era lo correcto que lo hubieran arraigado en la casa […] La verdad que las instalaciones de la procuraduría estaban en condiciones muy deplorables. Yo, el primer día que estuve con Daniel, me di cuenta, porque yo alcanzaba a ver y la verdad que sí me impresionó mucho las condiciones en las que estaba, un calor insoportable, olor nauseabundo y estaban ahí constantemente vigilándolos. Están encarcelados ahí, porque ahí están pero que en el CERESO, en el CERESO se puede tener acceso a los patios y las canchas, y ahí no, ahí había dos rejas de por medio”.

José Cruz agradece las acciones de la CEDH al emitir observaciones a la PGJE y su casa de arraigo, mas espera que éstas no se queden en el aire, como letra muerta.

“Yo, la verdad, cuando puse la queja no me imaginaba que iba a tener tanto impacto esa queja, yo fui como para desahogarme, pero esas recomendaciones sí deberían de acatarlas”.

Por otro lado, se refirió al procedimiento que sigue el caso de su hijo, luego de que su representante legal, el abogado Miguel Ángel Meza Figueroa, dejara ver que no hay tiempo establecido para la liberación de Daniel José Sánchez Ávila, pues los avances logrados en el caso han sido en lo referente al proceso de amparo, mas no en lo que respecta al proceso judicial, el cual es imputado por la PGJE luego de cada fallo a favor del detenido.

“La verdad que sí es muy desesperante todo esto, porque tiene uno que estar esperando plazos, luego cambios de fechas. Por ejemplo, la última audiencia de Daniel era para el 17 de mayo y la cambiaron para el 7 de junio y Daniel se deprimió mucho cuando supo eso. Nosotros tenemos que ir a darle ánimos a él, así como nos sentimos nosotros, la familia […] Hay que tener mucha paciencia y no estar contando días ni plazos, porque eso te hace peor. Yo le digo a Daniel ‘no cuentes los días, tú hazte a la idea de que va a llegar un momento en que vas a salir, pero no trates de estar contando”.

Finalmente, el padre del joven Sánchez Ávila recomendó a las familias sudcalifornianas poner atención a sus hijos y no escatimar en precauciones “porque todos estamos expuestos a que nos suceda lo que nos está sucediendo a nosotros”, dijo.

¡Comparte!

* * *