El “verdadero negocio” es el ambulantaje. “El que le talonea es el que tiene”, justifica la CANACOPE

Héctor Miranda