Es el “contribuyente grande” el que menos paga, lamenta tesorero municipal

Héctor Miranda