Diario de Viaje (VI) Palomilla en Japón

Héctor Miranda