Diario de Viaje (VI) Palomilla en Japón

Antonio Diego Fernández Rozada

 

Introducción: El Grupo Tortuguero de las Californias A.C. (GTC) ha mandado una comitiva, compuesta por pioneros de la pesca responsable en Baja California Sur, Bilde Guadalupe Acosta González,  Sergio García Tapia, presidente y tesorero respectivamente de la Cooperativa Bocana de la Soledad, acompañados por su servidor, Antonio Diego Fernández Rozada, coordinador de Educación Ambiental y Comunicación del GTC al país del sol naciente, Japón. Nuestra expedición representa el quinto intercambio internacional de pescadores organizado por el Dr. Hoyt Peckham, director de Asuntos Internacionales del GTC, esta vez en colaboración con el Dr. Yoshimasa Matsuzawa de la Asociación de Tortugas Marinas de Japón con el fin de mitigar la captura incidental de la tortuga amarilla en almadrabas (un tipo de red fija, usado en Japón)…

  Entrada 6: 

Habría que empezar esta nota destacando el hecho de que “El Volcán de la Libertad” funcionó excelentemente. Chekes estaba todo contento porque el dispositivo que diseñaron él y Bilde dejó escapar a las tortugas y después de que ésta escapaba como una erupción verde el dispositivo se cerraba, no por completo, pero seguramente con algunas modificaciones estará listo. Al salir del tanque, Chekes, enfundado en su traje de buzo, comentaba que: “No lo puedo creer apenas habíamos metidos a la tortuga en el cubo cuando ya se había escapado, fue increíblemente rápido.” Esto es algo muy positivo porque quiere decir que el escape puede evitar que las tortugas se ahoguen.

Los pescadores japoneses tienen dudas sobre el volcán, principalmente porque les da nervio la idea de tener un hoyo en su red, a 30 metros de profundidad, que habría que estar monitoreando constantemente. Es por esta razón que ellos desarrollaron un escape plano, llamémosle la tortilla. Este funciona como una red que se encuentra amarrada al agujero de escape del cubo por 3 de sus cuatro lados. El problema de ésta es que las tortugas no encuentran nada sencillo salir por aquí, y cuando salen siempre queda un espacio por los que, hipotéticamente, los peces podrían escapar.

Así es la historia con las pruebas, pero lo increíble de esto es ver como se comunican los pescadores entre sí. Imaginen esto, los pescadores mexicanos hablan su español, son bromistas y ruidosos, y todo el tiempo están riendo. Los japoneses son reservados, serios, y muy tranquilos. Ninguno habla inglés o algún idioma intermedio pero sin embargo la comunicación, de alguna manera, fluye, como si hubiera un idioma marino en el que las letras y los signos fueran nudos en las piolas, redes y demás. Es todo un espectáculo ver como se relacionan entre sí, además del increíble valor que tiene un encuentro como este, en el que sacas de contexto a pescadores de diferentes partes del mundo, para concentrarlos a ellos y a sus conocimientos del mar, en un problema en común.

De esta forma los pescadores de López, y los de Japón contribuyen con la solución de un problema global, pero que ellos han sufrido localmente toda su vida. A la vez extendieron una red social transpacífica de la pesca responsable.

Esta es la razón por la que desde el 2004  se realizaron este tipo de encuentros entre pescadores de México, Hawai, y Japón para compartir las soluciones y problemas con la captura incidental de la tortuga amarilla, la embajadora transpacífica. Cada uno de estos grupos traía su ventaja – los hawaianos porque ya habían logrado disminuir su captura incidental pero siguen ganando muy bien. Los japoneses porque ahí andan cuidando las playas de anidación y los mexicanos porque estaban en proceso de mitigar su captura incidental en chinchorros. Cada año se realizan estos encuentros dándole la posibilidad a los pescadores de cada sitio de organizar el evento en sus costas. Las experiencias no solo han sido impactantes para todos, sin duda también han cambiado sus vidas. Como con la flota de Santa Rosa BCS, que se comprometió de manera voluntaria, a retirar sus cimbras de fondo. Así distinguiéndose como verdaderos héroes de la conservación, salvando cientos de tortugas al año.

Al ver la ilusión con la que trabajan estos compas y el esfuerzo que le ponen realmente es motivo de esperanza para las especies del Pacífico.

[nggallery id=127]
¡Comparte!

* * *