Diario de Viaje (IV) Palomilla en Japón, por una pesca responsable

Héctor Miranda