Desmienten accionistas de Península de los Sueños y Cihuatán al abogado de Kerry Rogers

Al respecto, es necesario informar, en beneficio del conocimiento de la verdad por parte de todos los lectores, que dicha carta incurre en una serie de notorias falsedades y manipulaciones de los hechos.
Al respecto, es necesario informar, en beneficio del conocimiento de la verdad por parte de todos los lectores, que dicha carta incurre en una serie de notorias falsedades y manipulaciones de los hechos.

 

1° de septiembre de 2010

Señor Director General del  Diario Peninsular

 Asunto: El señor Kerry Rogers y el licenciado Pedro Villagrán

El día 1° de septiembre de este año se publicó en su prestigiado periódico una nota intitulada “Acusa Kerry Rogers a NAM de amenazas en la cárcel”, en la que se da cuenta de un artículo de la Redacción del periódico Excélsior sobre una carta firmada por el licenciado Pedro Villagrán. Al respecto, es necesario informar, en beneficio del conocimiento de la verdad por parte de todos los lectores, que dicha carta incurre en una serie de notorias falsedades y manipulaciones de los hechos, por lo que se precisa lo siguiente:

  1. Lo cierto es que el señor Kerry Rogers, entre febrero y junio de 2007, firmó 10 escrituras de compra-venta de inmuebles, firmando las mismas tanto en supuesta representación de las empresas vendedoras (nosotros) como, al mismo tiempo, de la empresa compradora, que controlaba y de la que es accionista. El precio de las operaciones fue menor al 1% del valor real de los inmuebles correspondientes, pagadero, además, a 20 años; por ejemplo, con la primera escritura vendió terrenos de dos de nuestras empresas, en $28’809,116.00 pesos, siendo que su valor comercial real, de acuerdo con peritajes que constan en procesos judiciales, es de $3’228’625,000.00 pesos.
  2. Lo cierto es que al ser el señor Rogers norteamericano y al haber afectado con su actuar a múltiples norteamericanos, se siguieron varios procedimientos en su contra en los Estados Unidos, en los que se resolvió que el señor Rogers creó actas de accionistas falsas y fraudulentas, con firmas falsas, y que  las operaciones  de compra-venta arriba mencionadas fueron fraudulentas, dictándose en Estados Unidos una orden de arresto en su contra. Dichas resoluciones son firmes y definitivas desde principios de este año.
  3. Lo cierto es que el señor Rogers, para evitar su aprehensión en Estados Unidos, se fugó primero a Belice, en donde estuvo a punto de ser arrestado, y luego a México.
  4. Lo cierto es que, además de procedimientos en Estados Unidos, se iniciaron procedimientos en México, de naturaleza administrativa, civil, y penal. En materia administrativa, el Instituto Nacional de Migración giró una alerta migratoria en contra del señor Rogers desde enero de 2009. En materia penal, después de más de un año de investigación, la Procuraduría General de Justicia del Estado de Baja California Sur consignó el asunto ante el Poder Judicial, cuyo Juez de Primera Instancia del Ramo Penal de La Paz emitió orden de aprehensión en contra del señor Rogers el pasado 13 de abril.
  5. Lo cierto es que el señor Rogers estaba oculto en Hermosillo, en casa de un colaborador y amigo del licenciado Pedro Villagrán.
  6. Lo cierto es que la Procuraduría General de Justicia del Estado de Baja California Sur solicitó el apoyo de la de Sonora, como lo marca la ley, y que, para ejecutar la aprehensión del señor Rogers se tramitó la orden de cateo correspondiente.
  7. Lo cierto es que el señor Rogers fue aprehendido y trasladado legalmente a La Paz, en donde el 25 de abril de este año se dictó auto de formal prisión en su contra por el delito de administración fraudulenta y se le fijó una fianza por $777’797,181.55 pesos, que parece alta, pero que es por un monto sustancialmente menor al valor de los inmuebles afectados, y el señor Rogers ha estado en la cárcel desde entonces.
  8. El licenciado Pedro Villagrán publicó una carta el 23 de agosto pasado sobre lo anterior en el periódico Expreso de Hermosillo, que es la que retomó parcialmente la Redacción del periódico Excélsior, en la que empieza diciendo el licenciado Villagrán que fue ilegal la aprehensión del señor Rogers, que no existió orden de cateo, que era ilegal además hacer un cateo entre las 22 y las 24 horas, como aconteció, por estar prohibido por el Código Procesal Penal de Sonora, que la aprehensión además fue ilegal porque existía una suspensión vigente que prohibía la detención, y que el señor Rogers ganó un amparo “para efectos de que sea puesto en inmediata libertad”.
  9. Lo cierto es que total y absolutamente falso lo dicho por el licenciado Pedro Villagrán: la aprehensión fue legal; hubo autorización de cateo, documentada mediante Oficio No. 579/2010, por el Juez Sexto de Primera Instancia de lo Penal en Hermosillo;  el artículo 70 del Código Procesal Penal de Sonora establece que “podrán practicarse los cateos a cualquier hora”; no existía suspensión vigente que impidiera la realización de la aprehensión; y el señor Rogers no ganó amparo alguno “para efectos de que sea puesto en inmediata libertad”, sino que ganó un amparo única y exclusivamente para el efecto de que se corrijan algunos errores del auto de formal prisión, recalcando la resolución que “La anterior determinación no implica que el quejoso quede en libertad”.

10.  Lo cierto es que el licenciado Pedro Villagrán no debería mentir y mucho menos de manera descarada, porque él conoce perfectamente los hechos verdaderos.

11.  Lo cierto también es que el licenciado Pedro Villagrán conoce los hechos de primera mano porque, como él dice, es abogado del señor Rogers, junto con su hijo Álvaro Villagrán, y también porque, aunque él omita decirlo, es socio del señor Rogers en el asunto al 50%, existiendo un contrato firmado por él con el señor Rogers el 16 de marzo de 2007, y habiendo hecho todo lo qué está en sus manos para: 1) tratar de “perfeccionar” las notorias ilegales compra-ventas multicitadas, las cuales fueron por cierto protocolizadas por un notario que ni siquiera era de Baja California Sur, sino de Mexicali, Ramiro E. Duarte Quijada, pero que es, eso sí, amigo personal del licenciado Pedro Villagrán; y 2) tratar de vender las propiedades a terceros. Omite también decir el licenciado Pedro Villagrán que el señor Rogers, una semana antes de hacer la primer operación fraudulenta, otorgó a su hijo Álvaro Villagrán plenos poderes de la sociedad “compradora” de los terrenos “adquiridos” a precio de ganga.

12.  Lo cierto es que el licenciado Pedro Villagrán financió las actividades del señor Rogers a través de la cuenta de Mombasa Investment Inc., del banco UBS, en Estados Unidos.

13.  Lo cierto es que, por lo anterior, los licenciados Pedro y Álvaro Villagrán tienen un procedimiento abierto en su contra en los Estados Unidos (en el juicio A536644 ante la Juez de Distrito Elizabeth González del Condado de Clark), por desacato y violación a la resolución judicial que condenó al señor Rogers, y a la que estaban sometidos.

14.  Lo cierto es que los licenciados Pedro y Álvaro Villagrán han tratado de evadir ser notificados del procedimiento anterior, pero finalmente se logró notificar a Álvaro Villagrán, quien tendrá que responder a la justicia norteamericana el próximo 10 de diciembre, como lo tendrá que hacer también el licenciado Pedro Villagrán cuando se deje notificar o así se logre hacer, siguiendo y respetando, como siempre lo han hecho nuestras empresas, todos los procedimientos legales.

15.  Lo cierto es que la abogada de Kerry Rogers en Estados Unidos, Cami Perkins, fue condenada el 28 de julio de 2010 en ese país por haber “asistido prácticamente en la actividad criminal de Rogers”.

16.  Lo cierto es que el señor Rogers no es una blanca paloma y ha salido a la luz su historial, que incluye haber sido previamente condenado a cárcel en Nueva Jersey por un fraude que cometió en 1985 por 22 millones de dólares, describiéndolo un Juez de Distrito de Estados Unidos como un “timador”, “ambicioso”, con “una gran arrogancia y mucha audacia”. 

17.  Por último, y esto es lo que recoge el periódico Excélsior, refiere Pedro Villagrán en su carta que el señor Rogers ha sido golpeado en la cárcel de La Paz, que se le sembraron drogas en su celda y que Pedro Villagrán y su familia han sido objeto de actos intimidatorios en Hermosillo, y acusa el licenciado Villagrán, sin prueba alguna, a las autoridades de los Estados de Baja California Sur y de Sonora de lo que le acontece al señor Rogers y a la familia Villagrán.

Absolutamente descarada es la persona que miente vez tras vez, como arriba se ha narrado, y carece de cualquier escrúpulo quien hace afirmaciones sin la más mínima prueba, contra todas las autoridades, a diestra y siniestra.

Lo cierto es que lo que nos consta es que, al igual que ha sucedido en Estados Unidos, todas las autoridades mexicanas, en este asunto, han actuado con estricto apego a derecho, tanto las del Poder Judicial Federal como las de los Poderes Judiciales del Estado de Baja California Sur y del Distrito Federal, así como la Secretaría de Gobernación, los Gobernadores de Baja California Sur y de Sonora, y las Procuradurías de ambos Estados.

Atentamente

Península de los Sueños, Boca de la Salina, Cihuatán III, Cihuatán IV, Cihuatán V, Cihuatán VI, Cihuatán VII, Cihuatán VIII, Cihuatán IX, Cihuatán X y  Cihuatán XII, todas S.A. de C.V.

 INSERCION PAGADA

¡Comparte!

* * *