Desde que denunció la intrusión del narco en el PRD local, su cabeza tiene un precio, asegura periodista

Héctor Miranda