Entre la descalificación y la réplica transcurrió el debate

Héctor Miranda