De renuncia, ni hablar…

Héctor Miranda