De nefasto, voraz, soberbio y despilfarrador tachan al secretario de Finanzas

Héctor Miranda