De nada sirvió prohibir los “clavados”

Héctor Miranda