Con su gasto en publicidad pinta el Gobierno estatal “una realidad de ensueño”

Héctor Miranda