Con buenas intenciones no van a sanear la contaminación por arsénico, señalan ambientalistas

Héctor Miranda