atentado
La familia Ruano y Cementos Apasco son los principales sospechosos de quemar mi camión para sacarme del negocio, acusa el líder de los transportistas en la entidad.

La Paz, Baja California Sur.- Entre la media noche y la primera hora del 1 de enero, el líder de la Alianza de Transportistas San Martín sufrió un atentado del cual salió ileso. Martín Arce no señala culpables directos, pero deja ver que al incendiar su camión la familia Ruano, propietaria de Baja Ferries y Logística Geos, y la empresa “Apasco”, quienes buscan monopolizar la transportación de cemento en el estado, asegura, le envían “un mensaje muy serio”.

Arce manifiesta que el objetivo final del ataque contra su principal herramienta de trabajo fue hacerlo «chicharrón», lo que «por suerte» no ocurrió porque esa noche no le tocó dormir en él camión, cosa que regularmente hace, según comenta:

«Es un mensaje muy serio el que me están dejando aquí, en mi predio. Se metieron hasta adentro, quebraron el vidrio y que avientan una bomba casera pa’ dentro. Gracias a los buenos vecinos que tengo, porque ellos empezaron a echarle agua y lo apagaron, no pasó a mayores».

Aunque el líder de Alianza de Transportistas San Martín dijo no tener “enemigos personales”, calificó el ataque como una reacción a las acusaciones que ha realizado en contra del “monopolio” de Mariano Ruano, quien controla el tráfico de cemento a través del Golfo de California con la empresa naviera Baja Ferries, y el traslado terrestre en el estado con la empresa transportista de su hijo, Logística Geos. Mariano Ruano ha aceptado mantener un contrato con Cementos Apasco para transportar cemento desde Hermosillo, Sonora, hasta La Paz, Baja California Sur, no obstante, insiste en que no afecta a los transportistas locales.

Por su parte, ligas como el Sindicato Hombre Camión y Alianza La Paz, junto a Alianza de Transportistas San Martín, han encabezado manifestaciones frente al Palacio de Gobierno, así como el cierre de la carretera hacia el puerto de Pichilingue, para hacer ver al Gobierno del Estado que su situación económica es precaria a causa de los negocios corruptos de la familia Ruano y de Cementos Apasco, al grado de que se les ha concedió de nuevo un porcentaje de carga que llega al puerto para que la distribuyan.

«Se hace todo el movimiento, todo lo que pasó, la manifestación, el bloqueo, todo lo que pasó, y nos reparten trabajo y ahora me sucede esto. Quiere decir que alguien está dolido, a alguien le estoy haciendo estorbo, pero no es la forma, tan cobarde, así, de arreglar las cosas, porque quienquiera que sea, que sea hombre y se encare conmigo y que diga ‘te quiero fuera de esto, porque si no, mi amigo, esto le va a pasar’. ‘Bueno, pues, con permiso’, pero no esconderse y en el anonimato hacer las cosas […] No puedo yo atreverme a señalar directamente a alguien, pero sabemos perfectamente que esto apunta a alguien que está dolido conmigo por el cemento […] Esto sucede por todo lo que he hecho, buscar el trabajo para la gente, pelear por la gente […] Que me manden quemar el camión es un mensaje, es un mensaje que viene del Cemento Apasco […] Al sacar a Martín del cemento, como líder de esta gente, esta gente prácticamente se va a quedar sin cemento, todos, porque si de algo estamos convencidos es de que los Ruano hacen lo que quieren”.

La Alianza de Transportistas San Martín alberga a más de treinta camioneros y, contando al Sindicato Hombre Camión y la Alianza La Paz, son más de ciento veinte familias sudcalifornianas las que se ven afectadas con este conflicto.

Martín Arce ha interpuesto ya una denuncia y el Ministerio Público (MP) estuvo en el lugar de los hechos tomando huellas dactilares y otras evidencias del vehículo incendiado, sin embargo, indica que como gremio llevarán a cabo nuevas acciones para dar a conocer lo ocurrido y protegerse contra otros atentados.

“Tenemos que emprender algo porque esto que hicieron, quien lo haya hecho, no es un juego, es un mensaje muy fuerte el que nos están mandando […] Por lógica, la gente tiene miedo, tiene miedo por su familia y, la gente, estamos tomando determinaciones […] Hay que llegar a donde téngamos (sic) que llegar”.

Finalmente, dijo que el gobernador del estado, Marcos Alberto Covarrubias Villaseñor, “tiene que enterarse de esto”, pues “hay cosas que, a lo mejor, el señor gobernador no sabe, cosas que se le ocultan, cosas que quedan en el aire nomás, en el tintero”.

¡Comparte!

* * *