(Junto a Caixa Bank)

Bankia, al Banquillo

Don José Ignacio de Goirigolzarri, de Bankia, y Don Jordi Gual Solé, de Caixa Bank, próximamente visitarán México, y no precisamente de vacaciones a uno de esos lujosos resorts turísticos desarrollados por grupos españoles y financiados por ellos.

Según se desprende de la indagatoria FIS 8798/2018, el viaje corresponderá a una “visita judicial” solicitada por los tribunales federales mexicanos para poder explicar cómo, en un ejercicio contable inexplicable, procedieron a la venta de activos valorados en más de mil quinientos millones de dólares americanos (treinta mil millones de nuestros pesos), en menos de ciento cincuenta millones de dólares (tres mil millones de pesos) a personas tan “desconocidas” como “a Questro personaje”, Don Eduardo Sánchez – Navarro, suegro de Ricky Fuster, el gran amigo de Felipe VI; de Don Miguel Fluxá Roselló, dueño de la cadena de hoteles Iberostar y amiguísimo del ahora investigado Jordi Gual Solé; y por último a un “consorcio”de más de cien empresas propiedad de una “superfamosa” familia mexicana que se financia en Suiza: El “Don” de Los Salinas. ¿Quien pierde? Como en el viejo chiste del árabe y el judio haciendo un negocio, pierde Hacienda y por partida doble; la mexicana y la española.

Pero claro, en México el gobierno cambió, ahora el presidente se llama Andrés Manuel López Obrador, así que los anteriores “personajes” tendrán que explicar como El SAT dejó de percibir varios cientos de millones de dólares de impuestos por estas operaciones simuladas, así como más de quince millones de dólares en impuestos municipales para Playa del Carmen (Solidaridad) en Quintana Roo y para Los Cabos, en Baja California Sur.

En España, también con gobierno distinto, con Pedro Sánchez del PSOE, deberían también tener que explicar como dos bancos que recibieron dinero fiscal para recuperarse de millonarias pérdidas, ahora pueden “regalar” más de mil docientos millones de euros a los amigos de los banqueros, a los amigos de los Borbones y a los amigos de los bienes nacionales mexicanos. ¿Será?

¡Comparte!

* * *


Responder

Tu e-mail no seá publicado.