Fin de semana negro en Los Cabos
 Elementos militares y de la policía estatal, se enfrentaron a balazos contra un grupo de presuntos narcotraficantes en una refriega que arrojó como saldo un infante de marina y un sicario muertos así como 2 agentes ministeriales heridos.
Elementos militares y de la policía estatal, se enfrentaron a balazos contra un grupo de presuntos narcotraficantes en una refriega que arrojó como saldo un infante de marina y un sicario muertos así como 2 agentes ministeriales heridos.

Elementos militares y de la policía estatal, se enfrentaron a balazos contra un grupo de presuntos narcotraficantes en una refriega que arrojó como saldo un infante de marina y un sicario muertos así como 2 agentes ministeriales heridos.

Los hechos se registraron al filo de la medianoche del viernes en la colonia Brisas del Pacífico y se prolongó durante varias horas hasta entrada la madrugada de este sábado, lo que provocó el terror de los vecinos de la citada colonia así como de los moradores de Codepa y Los Venados quienes tras el incesante tableteo de las ametralladoras que se escuchaba y las detonaciones de armas cortas y explosiones que hacían retumbar las paredes de las viviendas, vieron como unidades motorizadas del ejército acordonaban un amplio perímetro de la zona donde se dio la refriega entre elementos castrenses y presuntos narcotraficantes.

Las primeras versiones consignan que, elementos ministeriales al hacer recorridos de sobrevigilancia, intensificados después de la ejecución del comandante de la corporación Martín Márquez, se cruzaron con un convoy sospechoso a la altura del Cetmar pasadas las 11 de la noche, encontronazo que pronto se convirtió en enfrentamiento armado, del cual la peor parte la llevaron los agentes policiacos quienes recibieron ráfagas de disparos de armas automáticas que lesionaron a los efectivos de la PGJE. 

Horas después, ya entrada la tarde del sábado, la PGJE emite un comunicado donde señala que, “en relación a los hechos, la Procuraduría General  de Justicia del Estado afirma que  en seguimiento a las investigaciones del homicidio del comandante Martín Márquez Ruíz, la noche del viernes 28 de octubre aproximadamente a las 23 horas en la ciudad de Cabo San Lucas en las calles de Závila y Meduso,  fraccionamiento Brisas del Pacífico, se ubicó un domicilio relacionado con dichas indagatorias y al llegar a éste los elementos de la Policía Ministerial y los Marinos fueron recibidos a balazos y granadas de fragmentación por desconocidos. Registrándose un  enfrentamiento armado  por espacio de varias horas, al que se sumaron como refuerzo  fuerzas de Seguridad, Ejército, y policías estatales y municipales”.

En este parte, la dependencia confirma el fallecimiento de un elemento de la Marina, así como de uno de los delincuentes además de las heridas de tres agentes de la Policía Ministerial, uno de ellos con impactos de bala en ambas piernas, lo que hizo necesario su traslado a la capital del estado para su mejor atención. “Todos se reportan fuera de peligro”, señala el boletín.

Información adicional, aunque no muy precisa, se obtuvo de vecinos de la sitiada colonia, quienes por teléfono celular o por las redes sociales, dieron cuenta de lo que en ese momento acontecía. Datos confusos mezclados con llanto, terror e histeria al comenzar a escuchar las fuertes detonaciones que en un principio fueron confundidas con “cuetes o juegos pirotécnicos” dan cuenta del “alboroto” y movilización policiaca y militar en la colonia y zonas aledañas, incluso informan de que el ruido de disparos y granadas pareció no afectar el desarrollo de una fiesta particular celebrada en un salón de eventos de Brisas del Pacífico, tal vez por el alto volumen de la música.

Hasta el momento no se ha oficializado el número ni identidad de las bajas tanto de elementos militares y policiales o del lado de los presuntos delincuentes organizados, que convirtieron ayer la populosa colonia en una zona de guerra, sin embargo los patrullajes por la demarcación son constantes y las revisiones en algunas casas han comenzado en la búsqueda de 2 pistoleros de los que se presume aún se encuentran en el área.

Hasta temprana hora, el miedo impedía a los vecinos de la populosa colonia siquiera a asomarse a la ventana. Algunos de ellos cuentan, como, refugiados en el que consideraban el rincón más seguro de la vivienda, escuchaban los pasos de personas correr sobre los techos, sin aventurarse a asegurar si se trataba del trajinar de los elementos castrenses o de los propios sicarios que buscaban escapar del cerco militar y policial.

De los hospitales general y del Seguro Social, que se encuentra acordonado por efectivos militares, reportan el ingreso de varios heridos y al parecer dos cuerpos, el de un infante de marina y uno de los presuntos pistoleros.

Sicarios se refugian en Soriana

Información de última hora, revela que 2 de los sicarios involucrados en la balacera de esta madrugada con elementos policiacos y militares, se han refugiado, pasada la mediodía de este sábado en la tienda de autoservicio Soriana ubicada en Calle Guajitos de la aterrorizada colonia, reavivando el intercambio de disparos con las fuerzas castrenses, en un escenario de fin de semana y quincena donde las familias acuden en mayor número que en otros días a hacer sus compras de fin de mes.

Elementos del ejército intentan evacuar a los clientes y empleados de la tienda por la parte trasera y así minimizar cualquier daño colateral del inminente enfrentamiento con el par de sicarios, que, fuertemente armados, se rehusan a entregarse a las autoridades, decididos a vender cara su libertad.

De última hora: pánico en plaza Sendero. Utiliza el ejército morteros y granadas

La histeria hizo presa de la gente, los que alcanzaron a retirarse del lugar, se tiraron al suelo o buscaron el rincón más seguro mientras militares revisaban hasta el último resquicio de la zona comercial que a esa hora estaba repleta de compradores.

Testigos presenciales de origen estadunidense, con experiencia militar en su país señalan que las fuertes detonaciones escuchadas tienen el distintivo sello de morteros utilizados por el ejército.

¡Comparte!

* * *