Aunque muchos “la quieren”, nadie la tiene segura en el PRI

Héctor Miranda