“Aún no se concreta” el fideicomiso para el mejoramiento de peseros
peseras
El Ayuntamiento de La Paz señala que el fideicomiso “podría” firmarse con el Banco del Bajío, y explica que, de ser así, no se renovarán todas las unidades, sino únicamente cien, dentro de un universo de más de doscientas cincuenta.

La Paz, Baja California Sur.- Los peseros de la ciudad no sólo continúan sin mejoras después del estrepitoso aumento de tarifas, sino que el fideicomiso que el Ayuntamiento anunció con bombo y platillo para comprar nuevas unidades a los mercenarios concesionarios del transporte ni siquiera existe.

Cuando en 2011 los choferes subían cincuenta centavos la tarifa de estudiantes, personas de la tercera edad y discapacitados, sin autorización del Cabildo o el Consejo Municipal del Transporte, la presidenta municipal, Esthela de Jesús Ponce Beltrán, aseguraba que la tarifa no aumentaría, luego dijo que estudiarían la posibilidad de un incremento, después precisó que si aumentaba la tarifa sería sólo si las unidades de transporte mejoraban, pero el 21 de diciembre de 2012 la tarifa general se elevó a diez pesos, dos pesos más que al iniciar su administración, y las unidades continúan siendo las mismas latas; y ahora, como colmo del cinismo, el propio Ayuntamiento de La Paz envía un comunicado señalando que Cabildo “está por someter a consideración […] la propuesta para la constitución del Fideicomiso para la renovación del parque vehicular”, es decir que aprobaron el aumento a los peseros sin asegurar la renovación de las unidades.

“Mientras no mejore el servicio, será muy difícil que este Cabildo, cuando menos la presidenta, esté de acuerdo en los incrementos”, decía Ponce Beltrán en julio de 2011. Seis meses después, en enero de 2012, apuntaba: “No tengo ningún interés en que se aumente el transporte, hasta que no veamos los beneficios que esto pueda tener”.

Y los beneficios parecen haber llegado, pues hay aumento, pero no hay mejora en las unidades; y se calmaron los ánimos de la gente prometiéndole un fideicomiso, pero el fideicomiso, hasta la fecha, no existe, así como no existía cuando lo prometieron.

El Ayuntamiento de La Paz señala que el fideicomiso “podría” firmarse con el Banco del Bajío, y explica que, de ser así, no se renovarán todas las unidades, sino únicamente cien, dentro de un universo de más de doscientas cincuenta.

Y, por si fuera poco, la autoridad municipal no exigió a los concesionarios un control de pasajeros, por lo que las fugas de dinero, como lo confesara el propio secretario general del gobierno municipal, Guillermo Valeriano Beltrán Rochín, continuarán.

Beltrán Rochín señaló recientemente, en un conocido programa de radio, que dos terceras partes de las ganancias de los concesionarios se perdían por falta de una adecuada administración, es decir, que para equilibrar sus finanzas los dueños de los peseros no pensaron en poner en cintura las manos largas de sus choferes, sino en sangrar más los bolsillos de los ciudadanos, lo que el Ayuntamiento de La Paz aprueba al no exigirles un control de boletaje que, además, funcione como seguro de vida para el pasajero, sino todo lo contrario, los choferes son los únicos en la unidad que contarán con seguro de vida, además de que ahora usarán uniformes pagados por el Ayuntamiento, o sea, por los impuestos de los propios usuarios.

La coordinación del Plan Municipal del Transporte (PMT) se compromete a atender los planteamientos ciudadanos, para lo cual se han establecido diferentes vías de comunicación, como la página www.lapaz.gob.mx, la dirección de correo electrónico: transporte@lapaz.gob.mx y el número telefónico 125 17 47. Para interponer quejas y sugerencias, es importante que se aporten datos completos: número de unidad, sitio, ruta y horario.

¡Comparte!

* * *