Atienden SEP y SSA 150 casos de embarazo precoz
embarazos precoces
Anualmente, la Secretaría de Educación Pública (SEP) y la Secretaría de Salud (SSA) atienden aproximadamente a ciento cincuenta jovencitas, de entre doce y dieciocho años de edad, que presentan embarazos precoces en la entidad.

La Paz, Baja California Sur.- Anualmente, la Secretaría de Educación Pública (SEP) y la Secretaría de Salud (SSA) atienden aproximadamente a ciento cincuenta jovencitas, de entre doce y dieciocho años de edad, que presentan embarazos precoces en la entidad, dio a conocer la profesora Adriana Ávila Aguilar, coordinadora de la Red de Acciones Educativas a Favor de la Equidad de Género en Baja California Sur (BCS).

Aún cuando el promedio anual de embarazos precoces en nivel básico dentro del sistema escolarizado es de treinta a treinta y cinco, y en el sistema del Instituto Estatal de Educación para Adultos (IEEA) es de cien a ciento veinte, la profesora Ávila Aguilar considera que es un índice “muy bajo”.

La coordinadora explicó que las jovencitas reciben becas mensuales por la cantidad de 650 pesos, provenientes de la federación:

“Es un recurso que las está protegiendo y es suficiente para cubrir las necesidades del estado […] De lo que se trata la beca no es nada más de darles un dinero, sino que realmente ellas concluyan su educación básica”.

Asimismo, indicó, las guarderías de la Secretaría de Desarrollo Social (SEDESOL) les cobran una cantidad mínima a las jóvenes madres, con el fin de ser un soporte en el cuidado de sus hijos y colaborar así para que concluyan sus estudios.

“Es una población que realmente requiere el apoyo de toda la sociedad, no juzgarlas, las becas no son un premio ni un aliciente, es un apoyo económico que no es muy grande, pero es suficiente para que ellas concluyan sus estudios, y sobre todo que ellas, a través de esa beca, ellas tienen la obligación de tener una revisión médica, ellas tienen la obligación de recibir capacitación con diferentes temas que le ayuden para ellas misma, como mujer, tanto para elevar su autoestima como para atender a su hijo”.

Por otro lado, aseguró que las madres becadas se encuentran en vigilancia del cumplimiento de los programas destinados a ellas, pues conforman un Comité de Contraloría Social, mismo que es avalado por la Contraloría General del Estado (CGE) y la Secretaría Función Pública:

“Si nosotros no les cumplimos con algo, o el maestro o el directivo o una maestra de alguna manera violentan sus derechos o discriminadas, podemos ser sancionados, porque ellas denuncian” (sic).

Por último, la profesora Ávila Aguilar recordó a los padres de familia: “nuestros hijos nunca son grandes, nuestros requieren de nuestro apoyo, de nuestro cariño”.

¡Comparte!

* * *