Aprovecharon maestros paristas el Informe de Gobierno
Paro CESD
“No pasa nadie, no pasa nadie, no pasa nadie”, gritaban los manifestantes desde megáfonos, equipos de sonido y sus enfurecidas gargantas, evitando que funcionarios ingresaran por el área destinada para ello.

La Paz, Baja California Sur.- Tres cuadras a la redonda del Teatro de la Ciudad, donde el gobernador del estado rindió su Segundo Informe de Gobierno, ya se veían los vehículos de profesores y padres de familia que se unieron al paro nacional de labores en las escuelas públicas de nivel básico, manifestándose en contra de la reforma educativa.

Cientos de reclamantes se apostaron frente a la zona de registro de ingreso al acto del Segundo Informe, en donde se encontraron con el senador panista Carlos Mendoza Davis, a quien llamaron traidor, con el secretario de Educación Pública, Alberto Espinoza Aguilar, a quien gritaron “fuera, fuera, fuera”, y a Mateo Casillas Ibarra, secretario general del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) en la entidad, a quien lo más respetable que le dijeron fue “eres un ignorante”. Los ambientes se caldearon en el lugar y jalones y empujones con los guardias de seguridad no se hicieron esperar.

“No pasa nadie, no pasa nadie, no pasa nadie”, gritaban los manifestantes desde megáfonos, equipos de sonido y sus enfurecidas gargantas, evitando que funcionarios ingresaran por el área destinada para ello, por lo que algunas autoridades e invitados se vieron en la necesidad de ser escoltados por accesos improvisados.

Javier Salgado Agúndez, primer secretario general, coordinador político, ideológico y pedagógico del Comité Ejecutivo Seccional Democrático (CESD), indicó que senadores, diputados federales y locales, “la clase política que pactó con Enrique Peña Nieto y con los empresarios en el país”, son directamente responsables “de esta traición al pueblo de México”, misma que devuelve a México, dijo, a la época de Porfirio Díaz, agregando que existe una “amenaza clara del gobierno federal por desalojar de manera violenta a compañeros que están en esta misma lucha”.

El fin de sus manifestaciones contra la reforma educativa, precisó Salgado Agúndez, es “construir un pacto de unidad con los padres de familia, donde luchemos juntos por la soberanía nacional, por la educación pública, por nuestros empleos”. El coordinador político del CESD aseguró que a pesar del paro de labores “los niños no se van a ver afectados en la formación educativa”, pues “los maestros paristas garantizan que se van a atender en su momento estos contenidos que no fueron abordados durante estos días”.

Por su parte, Casillas Ibarra, en medio de la gresca que se levantaba en su contra, dijo a los medios de comunicación no comulgar con las medidas de los paristas y consideró una falta de respeto la manera en que se dirigieron los manifestantes. El SNTE, dijo, está de acuerdo en lo general con la reforma educativa, sin embargo, sostuvo, habrá temas particulares que se tratarán, y en caso de no ser escuchados, advirtió, también se manifestarán, pero nunca suspendiendo clases, prometió.

“Nosotros, en su momento, vamos a manifestarnos de la mejor manera posible, sin violentar ningún derecho […] No podemos nosotros convocar a un paro, porque ahorita, en este momento, no hay ninguna afectación […] Ya hay diálogo, ya nos permiten participar en lo que van a ser las reformas secundarias”.

Finalmente, el secretario de Educación Pública desmintió los datos del CESD en cuanto a la cantidad de escuelas que recurrieron al paro de labores en todo el estado. Espinoza Aguilar aseguró que el primer día de manifestación “fueron bien poquitas” escuelas las que se unieron, después se sumaron “un poco más de Loreto y de Los Cabos”, dijo, pero “realmente no tuvo mucho efecto la convocatoria”, cuando los paristas llegaron a mencionar que el 80% de las escuelas primarias de la entidad estaban detenidas.

¡Comparte!

* * *