Antes del próximo año, contarán 100 escuelas con “botones de pánico” conectados al C4
Antes del 2011, alrededor de 100 escuelas de La Paz, Los Cabos y Comondú contarán con botones de pánico ligados al Centro de Control, Comando, Comunicación y Cómputo (C-4), buscando tener escuelas más seguras.
Antes del 2011, alrededor de 100 escuelas de La Paz, Los Cabos y Comondú contarán con botones de pánico ligados al Centro de Control, Comando, Comunicación y Cómputo (C-4), buscando tener escuelas más seguras.

Antes del 2011, alrededor de 100 escuelas de La Paz, Los Cabos y Comondú contarán con botones de pánico ligados al Centro de Control, Comando, Comunicación y Cómputo (C-4), buscando tener escuelas más seguras, como lo dio a conocer el pasado jueves 28 de octubre el Lic. Edgar F. Castro Herrera, Director de C-4, subrayando que “lo que más nos importa son las escuelas”.

Este programa se da gracias al Fondo de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) y la estrecha relación que mantienen con la Secretaría de Educación Pública (SEP). El sistema cuenta con localización GPRS de TELCEL, por lo que las escuelas se ubican inmediatamente al momento de usar la alarma de pánico. En zonas donde no haya alcance de telefonía, se podrá optar por localización satelital. En los siguientes meses de noviembre y diciembre serán puestos en marcha esta centena de botones.

Las escuelas contempladas en el programa son determinadas por ambas Secretarías -primarias, secundarias, preparatorias-, en función del índice de violencia o delictivo que en ellas se registre, confirmando Castro Herrera que en el municipio de Los Cabos es donde los planteles tienen mayor incidencia criminal. La distribución de los 100 botones podría darse de esta manera: 40 en La Paz, 40 en Los Cabos y 20 en Comondú. Dichas herramientas estarán ubicadas en las oficinas de Dirección de los planteles, deseando evitar el mal uso de la delicada herramienta, a pesar de ello, serán los propios directores quienes elijan dónde se coloquen.

Empero que es un programa de la Secretaría de Seguridad Pública, no sólo es creado para atender situaciones de orden policial, sino que los botones de pánico sirven para cualquier emergencia, ya sea que se trate de situaciones de orden médico, de incendios o cualquier escenario que ponga en riesgo a los alumnos y al personal de las escuelas, es por ello que están conectados con el C-4, quien eficientemente distribuye a los distintos equipos de seguridad y rescate, según la situación que se presente. Igualmente, para lograr mayor efectividad, C-4 cuenta con una base de datos donde incluye a todas las escuelas, estando en contacto directo con todo el personal.

Otra de las ventajas del sistema, es que si las escuelas utilizan alarmas perimetrales, para evitar vandalismo nocturno, por ejemplo, al momento de activarse este, del mismo modo se activa el botón de pánico, que inmediatamente alerta al Centro de Control, Comando, Comunicación y Cómputo. Esto también sucede con alarmas de humo.

Al poner en marcha está acción, nos colocamos a la par con la capital de la República y otros Estados, donde no sólo en las escuelas públicas cuentan con este mecanismo de seguridad, sino en zonas peligrosas o vagones del Metro. El Estado de México tiene instalados 4000 botones de emergencia, todos localizados por satélite, y ciudades como Guadalajara y Hermosillo de igual forma se hayan a la vanguardia, en este sentido.

Por otro lado, Edgar F. Castro comenta que próximamente todas las guarderías subrogadas por el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), ya sean públicas o privadas, deberán contar con alarmas de humo y sistema de comunicación directo con C-4, esto promovido por la tragedia de la guardería infantil A-B-C, el 5 de junio del 2009 en Hermosillo, Sonora donde 49 niños murieron y 76 resultaron heridos, todo ello ocurrido mientras Eduardo Bours era gobernador de aquel Estado. La estancia infantil era privada, mas operaba a través del modelo de subcontrato por el IMSS. De los 34 funcionarios involucrados como responsables, debido a su incompetencia y negligencia, sólo se encuentra encarcelado un chivo expiatorio.

¡Comparte!

* * *