Un laudo arbitral declaró nulo el fideicomiso de venta.

Al descubierto fraude de 20 mdd en “Boca del Salado” (III)

Los Cabos, Baja California Sur.- Tras el fraude perpetrado por el americano Steve Berman a la empresa Sian Ka An Inversiones SA de CV al transmitir una duna inservible en el predio “Boca del Salado”; la Cámara Internacional de Comercio, en el Centro Internacional de Arbitraje con sede en París, Francia, mediante un panel de prestigiados abogados resolvió en su laudo  que: «había un vicio oculto no manifestado de manera dolosa por el vendedor y, por lo tanto el fideicomiso de venta se declara nulo”.

“Nos ocultaron que una tercera parte del predio adquirido era totalmente inservible; pero el fraude se materializa, cuando este sujeto (Steve Berman) nos transmite lo inservible; cuando el espíritu del contrato era: me pagaste 20 millones (dólares) te transfiero una tercera parte de un predio que vale 60 millones de dólares” así lo dio a conocer para Peninsular Digital José Antonio Duclaud de la firma Duclaud Abogados, que lleva el caso del predio “Boca del Salado”.

El abogado José Antonio Duclaud dio a conocer que el contrato era muy claro, “en caso de existir una controversia en ambas partes; el contrato de fideicomiso de venta preveía que las partes se tendrían que someter a un arbitraje; no en juzgados de Baja California Sur; no a una jurisdicción local; ni de la Ciudad de México; las partes pactan (fideicomitente y fiduciario en primer lugar) que deberán dirigirse a resolver la controversia ante la Cámara Internacional de Comercio, en el Centro Internacional de Arbitraje con sede en París, Francia”.

“Se instala el panel, con abogados del más alto prestigio en el mundo del litigio: Gerardo Lozano, Santiago Corcuera Cabezut y Thomas Heather; y, después de varias sesiones arbitrales, comparecencias y testimonios, donde nosotros como parte compradora mostramos que el vendedor nos engañó, primero, porque nunca nos dijo que existía una duna en el predio y, segundo, tampoco nos manifestó que había donado al municipio dicha área, misma que era indesarrollable, se emite por fin el laudo arbitral.”

“El laudo arbitral resuelve que: había un vicio oculto no manifestado de manera dolosa por el vendedor y, por lo tanto el fideicomiso de venta se declara nulo; esto, porque la operación estaba viciada de nulidad desde un principio; es como si te venden un vehículo de marca Ferrari, pero te lo entregan sin motor, no lo puedes usar; o sea, el panel arbitral al conocer todos los datos y pruebas, no resuelve recisión de contrato, sino, que nulidad desde el principio, porque esta venta no tuvo que haber existido.”

José Antonio Duclaud dijo: “el panel resuelve que se debe devolver la totalidad del precio desde la fecha en el que fue entregado, mas intereses legales que se seguirán cuantificando hasta el día del pago (del 2008 a la fecha). Al resolver la nulidad del fideicomiso de venta, se hace un efecto dominó, ya que se está resolviendo también la de venida nulidad de cualquier acto derivado de la ejecución del fideicomiso; porque es como si el fideicomiso no hubiese existido”.

“Al momento de emitirse la condena, le decimos a la contraparte que nos pagara; le señalamos que cumplieran con el laudo condenatorio del que fueron objeto, posterior a un arbitraje al que se sometieron y que desahogaron. Pues resulta que no pagan, y, contrario a eso, demandan la nulidad ante un juzgado de distrito el laudo, aduciendo que habían sido imparciales, y que el panel, que repito, son del más alto prestigio, no habían tomado en consideración sus argumentos.”

“Demandan la nulidad ante un juez de distrito, la pierden; se van a la apelación ante el tribunal de alzada, la pierden; presentan un amparo ante juez de distrito, lo pierden; se van a amparo de revisión, lo pierden; en paralelo, demandaron la nulidad ante un juez de la Ciudad de México, la pierden; se va la apelación ante el Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México, la pierden; se amparan, lo pierden; se van al amparo en revisión ante un tribunal colegiado, lo pierden.”

“Cuando se les niega la demanda, el laudo ya se vuelve una sentencia judicial, está homologado, está elevado a categoría de sentencia ejecutoriada con todos los efectos de cosa juzgada; o sea desde el día del laudo que fue el 21 de diciembre del 2012 hasta principios del 2019, casi siete años litigando lo inútil.”

CONTINUARA…

¡Comparte!

* * *


1 comentario en "Al descubierto fraude de 20 mdd en “Boca del Salado” (III)"

  1. Ricardo Vargas  13/01/2020

    ¿Y por que no los encarcelan?

    Responder

Responder

Tu e-mail no seá publicado.