A unos les dan premio, a otros ni el sueldo

Héctor Miranda