Sin jefes, sin luz, sin dinero… a su mínima expresión trabaja el ayuntamiento

Héctor Miranda