A punto de convertirse el Carnaval en una “fiesta blanca”, a las cerveceras ya no les interesa entrarle

Héctor Miranda