A más tardar en 15 días saldarán deudas con trabajadores municipales de confianza
“Sí hay carencias”, comentó Francisco Martínez Mora, arguyendo que poseen  una nómina muy alta, de 3,600 trabajadores, además de deudas, como los 650 millones de pesos “de pasivo que recibió el ayuntamiento”.
“Sí hay carencias”, comentó Francisco Martínez Mora, arguyendo que poseen una nómina muy alta, de 3,600 trabajadores, además de deudas, como los 650 millones de pesos “de pasivo que recibió el ayuntamiento”.

Se comprometen a que en un plazo de 15 días pagarán a trabajadores de confianza los 2 millones pesos que les adeudan, derivados de bonos escolares restantes. Esto ocurre, confesó Francisco Martínez Mora, secretario general del ayuntamiento de La Paz,  por “falta de fortaleza económica” de la municipalidad.  

“Sí hay carencias”, comentó, arguyendo que poseen  una nómina muy alta, de 3,600 trabajadores, además de deudas, como los 650 millones de pesos “de pasivo que recibió el ayuntamiento”.

Apenas estamos  pasando los cuatro meses, por lo cual “no ha sido fácil tener un orden”, sostuvo.

El adeudo se deriva del bono escolar, y afecta, dice el secretario general, sólo a los trabajadores de confianza.  No especificó  de cuántos meses se trata el retraso. Al personal de base ya se le pagaron los bonos, que asciende a los 6 millones de pesos.

Así también, Martínez Mora cree que la mayoría de los pagos pendientes corresponden a trabajadores de las delegaciones, “pero no a los de La Paz”. Situación que trabajadores del ayuntamiento paceño desmienten, pues aún no reciben su bono.

El municipio se recupera de una desestabilización económica, detalló.  El motivo de estas irregularidades es que “el ayuntamiento tiene una nómina de 12.5 millones de pesos, quincenal. Estos meses, los que son agosto, septiembre, son meses malos para la recaudación, no tenemos esa fortaleza de recaudar tanto dinero para sacar la nómina, ahora, si tú le agregas ocho millones de pesos en bono escolar, pues esto nos pega, nos pega de una manera muy importante”.

En primera instancia, vaticinó que para el mes de noviembre “volveremos a tener un techo presupuestal suficiente para no tener pendientes con los trabajadores”, pues confían en el ejercicio de gestión de recursos federales que se encuentra realizando la alcaldesa.

En cuanto a un augurio positivo respecto a los siguientes años, es decir, si esta situación se presentara de nuevo, amplió un poco más la fecha de regularización y certeza, comentando que en enero “las cosas van a mejorar, porque hay un ordenamiento financiero”.

Por último, lanzando unas pedraditas, argumentó a favor del ayuntamiento diciendo que no les han cortado la luz y que no han tenido manifestaciones. Quizá no recordando la manifestación de los vecinos de Puesta del Sol para que desmonten la antena de telefonía que se ha construido en medio de sus casas, o las muchas veces que Antorcha Campesina ha solicitado a fuerza de altavoz la regularización de terrenos de muchas familias, o cuando albañiles locales entraron a las oficinas del ayuntamiento solicitando ayuda para que les concedieran trabajo las empresas constructoras que contratan personal foráneo.

¡Comparte!

* * *