“No es fácil administrar la pobreza”, pero los empleados de confianza comprenden la situación municipal

Héctor Miranda