“La gente se va, pero los problemas se quedan”, es el sentir de los alumnos tras la renuncia del rector

Héctor Miranda