“La Animita” de centro de devoción a lugar de manifestación social

Héctor Miranda