“Atado de manos” el ayuntamiento en el caso Balandra

Héctor Miranda