“¿Ya vio? No, no  puede ser, hay que retirar ésto…” Un extracto del  libro que enfureció a Josefina Cota
Joaquín Manuel Beltrán Quibrera, catedrático de la Universidad Autónoma de Baja California Sur (UABCS) en el área de Derecho, autor del libro, tiene el único ejemplar que queda, pues fue recogido a todos después de la confusión en el Senado.
Joaquín Manuel Beltrán Quibrera, catedrático de la Universidad Autónoma de Baja California Sur (UABCS) en el área de Derecho, autor del libro, tiene el único ejemplar que queda, pues fue recogido a todos después de la confusión en el Senado.

Después de que la senadora Josefina Cota vetara el libro “Baja California Sur Historia de las Instituciones Jurídicas” en el Senado de la República, justo antes de la presentación (con los libros ya entregados a los senadores y colocados en los exhibidores), y justo en el mes de septiembre, en la conmemoración de 200 años de libertad; se ha desatado una polémica que no es para menos, pues de manera impune se han violentado todo tipo de derechos y garantías indispensables para el correcto desarrollo de una sociedad libre.

Joaquín Manuel Beltrán Quibrera, catedrático de la Universidad Autónoma de Baja California Sur (UABCS) en el área de Derecho, autor del libro, tiene el único ejemplar que queda, pues fue recogido a todos después de la confusión en el Senado. Fue prohibido a lo Ray Bradbury, como bomberos de “Farenheit 451”, destruyendo en lugar de salvar.

Joaquín M. Beltrán cuenta que minutos antes de que le correspondiera la palabra para iniciar Josefina Cota se le acercó y: “me dijo, esto no puede ser, ¿ya vio esto? Sí, le dije, ya lo vi, pues claro que lo vi. Y dijo, no, no puede ser. Está usted aquí difamando a mis familiares y al Congreso (…) hay que retirar esto.” El senador por Baja California Sur, Luis Coppola, era uno de los presentadores del libro. Joaquín M. Beltrán asegura que el senador se encontraba sumamente molesto por esta acción. Josefina Cota se había parado después de la charla con el catedrático para acercarse a su equipo del PRD, quienes posteriormente hablaron con el presidente da la comisión, para aprobar la cancelación de la divulgación del libro. “le dije, Luis, llegas tarde. No, yo estoy a tiempo. Le dije, llegas tarde, porque acaban de hacer todo esto.”

La última decena de páginas contiene lo que conmocionó tanto a la senadora Cota, el autor se refiere, entre otras cosas, a la ocasión en que, dentro del Congreso del Estado y con los familiares del recién fallecido Jonathan Hernández, Narciso Agúndez hizo la seña de “aquí se sientan, yo con todos puedo”, alzando su brazo y mostrando el bíceps. Aquí lo que escribe el maestro Joaquín: “…así, llegó al poder una nueva generación, formada en la ideología de una izquierda ya caduca y de ninguna manera correspondiente a la materia prima poblacional de un territorio como el que representa este Estado. Con ese bagaje, seudointelectual, una familia nueva accedió al poder, y al gozar de sus mieles, accedió a la demagogia como medio único y directo para mantenerse en el poder, lucrando con  él en el más sucio de sus ejercicios, mediante vinculaciones y contubernios con los capitales emergentes y con la defenestración de sus enemigos políticos, permitiendo que ante la falta de razón política, el crimen organizado, iniciara la permeabilidad social, en sus rutas de abasto y destrucción. El resultado de lo apuntado ha llevado a la total o, al menos, a muy alto grado de pobreza intelectual de la cosa pública y la sociedad cada día se acerca a ser rehén de la inseguridad y el atropello. La procuración de justicia está en su más bajo nivel histórico, nunca antes se había visto que en un acto público, como es el Informe de Gobierno el titular del ejecutivo se dirigiera a la audiencia, que lo increpaba por la falta de procuración de justicia, con una señal simbólica, que en la jerga de mayor rusticidad, entraña una expresión de la que Carlos Fuentes hace un tratado en “La muerte de Artemio Cruz” y con la que el mexicano enfrenta su orfandad de cultura y madurez. Baja California Sur tiene ahora representantes, de la cultura popular, entrañables, como son el dueto de “Huizapoles” y el profesor Juan Ramos, pero nunca pensó que un personaje como el muñeco Don Roque de un ventrílocuo, pudiera ascender a la (posición) de gobernador.”

Joaquín M. Beltrán dice que buscará, a través del Senador Coppola, que se le restituyan los derechos de autor, ya que pertenecen al Senado de la República, para hacer una distribución por otro lado, o, dice, en todo caso, “que me devuelvan los 10 libros que me corresponden”, para hacerles difusión, no obstante, si nada de esto ocurre, el maestro Joaquín aclara que el libro se hará público y será accesible a toda la población: “no podría yo ser consecuente de un pedimento que se me hace respecto a cuestiones jurídicas… no señalar eso (…) lo que empezaron a manejar es que esto era un discurso político. No. No es un discurso político, es la toma de realidad jurídica-social”.

Una vez más somos testigos del nivel de corrupción en el que estamos inmersos, en todo el país, sí, pero en Baja California Sur el lodo nos llega hasta la nariz y ya es difícil dar patadas.

¡Comparte!

* * *