¿Qué más evidencias necesita  Semarnat para cancelar definitivamente Cabo Cortés?, preguntan ecologistas
Después de este duro golpe a la secretaría y el gran espaldarazo que los Senadores otorgan a los ecologistas, “Greenpeace exige a Semarnat que impida este proyecto depredador del medio ambiente y que no autorice más construcciones del sector hotelero o residencial en zonas que son de gran importancia biológica para el país”.
Después de este duro golpe a la secretaría y el gran espaldarazo que los Senadores otorgan a los ecologistas, “Greenpeace exige a Semarnat que impida este proyecto depredador del medio ambiente y que no autorice más construcciones del sector hotelero o residencial en zonas que son de gran importancia biológica para el país”.

La secretaría (de Medio Ambiente y Recursos Naturales) no debe otorgar la autorización del proyecto cabo Cortés “a modo”, si no que la debe revocar, y Hansa Urbana, si lo desea, debe someter un nuevo proyecto que no considere las violaciones a ordenamientos locales y afectaciones al arrecife de Cabo Pulmo. ¡No hay pretextos! (…) ¿qué más evidencias necesita  Semarnat para cancelar definitivamente el proyecto?, opinó Alejandro Olivera, coordinador de la campaña de océanos y costas de Greenpeace.

Esto, luego de que los senadores Guillermo Enrique Marcos Tamborrel Suárez (PAN por Querétaro), Francisco Javier Obregón Espinoza (PT por BCS) y Luis A. Coppola (PAN por BCS) persuadieran a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) a reflexionar sobre la cancelación definitiva de la autorización de impacto ambiental concedida al proyecto Cabo Cortés, debido a las afectaciones que pudiese producir dentro del parque nacional marino Cabo Pulmo.

Después de este duro golpe a la secretaría y el gran espaldarazo que los Senadores otorgan a los ecologistas, “Greenpeace exige a Semarnat que impida este proyecto depredador del medio ambiente y que no autorice más construcciones del sector hotelero o residencial en zonas que son de gran importancia biológica para el país”.

Debemos mencionar también, que la empresa española Hansa Urbana no sólo enfrenta problemas ambientales relacionados con mega proyectos en la península, sino en su mismo país, recientemente la alcaldesa de Cartagena, España, reconoció que un proyecto de vivienda expuesto por Hansa es inviable, debido a afectaciones ecológicas que la Unión Europea hizo notar. Un informe de la dirección general de Medio Ambiente de la Unión Europea, cuestiona el interés público de la urbanización dado que afecta a espacios protegidos por legislación comunitaria y advierte sobre algunas carencias en materia de protección ambiental. El expediente Novo Carthago, nombre del proyecto, acumula siete años de tramitación y prevé construir 12 mil viviendas en las inmediaciones de San Ginés de la Jara, dos hoteles y un campo de golf, en suelo no urbanizable que ha sido recalificado.

Todo lo anterior evidencia los intereses de Urbana y su nula preocupación por la sociedad y el ambiente, por lo que sería, sencillamente, inaudito que la resolución de Semarnat favorezca a los españoles.

¡Comparte!

* * *