Diana Cuevas

 El caso de Jonathan Hernández se transforma. Se inicia etapa de movilización social hasta que haya justicia

 Justo al caer la tarde en el malecón costero de La Paz, Baja California Sur, la familia Hernández Ascencio coloca mantas de protesta exigiendo justicia por el asesinato de Jonathan Hernández Ascencio. Con un modesto equipo de sonido se hace el “llamado a las familias sudcalifornianas, para que se acabe la violencia en el estado. Para pedir justicia. Únanse a la manifestación pacífica y a la marcha”.

Esta es una actividad que según nos comenta Blanca Martínez, jubilada, se ha realizado sin descanso semanas pasadas desde las 6:00 a los 8:00 de la tarde.  Ella ha decidido unirse al movimiento de “Paz por La Paz” porque “debemos ser ejemplo para la juventud no permitiendo estos actos de injusticia. Comenta además “tenemos bastante apoyo. La gente está con nosotros. Así como yo, se han unido personas con testimonios de familiares desaparecidos y asesinados cuyos casos no se han resuelto ni investigado.”

Daniela Hernández comenta a la sociedad sudcaliforniana que esté interesada en apoyarlos, que el punto de encuentro será el kiosko del malecón  paceño los días miércoles y domingo de cada semana.

La vida de la familia Hernández Ascencio se ha visto modificada por completo, y es que después del trágico suceso, la taquería en donde trabajaban ha cerrado. “Esto nos absorbe de lleno. Dejé mis asuntos de litigio”, asegura Daniela. Con un semblante tranquilo, y portando una playera con la inscripción de Frente Juvenil por La Paz, comenta la relevancia que ha tenido para la sociedad la movilización que han iniciado. “Se ha solicitado que haya tres policías por antro, cuando antes no había seguridad. Además de que ahora los policías portan detectores de armas”. Señaló también que dicha movilización ha evidenciado el nepotismo de las familias Montaño y Cota en el poder.

Por último hizo una invitación a la ciudadanía y agregó: “sabemos que a mi hermano no nos lo van a regresar. Pero el objetivo es que nuestros hijos puedan caminar libres por la calle. Es por nuestros hijos que la gente debe olvidar el temor a manifestarse”. 

Con el transcurrir de los días el caso de Jonathan Hernández se transforma. Además de haber interpuesto demandas contra los responsables en la muerte de Jonathan,  y los culpables de las irregularidades en el caso, han iniciado una etapa de movilización social..

¡Comparte!

* * *