De delincuentes a microempresarios

De infractores a microempresarios

En Chihuahua son rehabilitados horneando pan; hacen piezas para venta, lo que les deja ganancias y ahora proyectan ser microempresarios.

CHIHUAHUA.– Tras reconocer que cometieron un error y delinquieron en las calles de la ciudad de Chihuahua, una decena de jóvenes aprenden el oficio de panaderos, y hoy hornean pedidos para eventos sociales.

Es el éxito de este taller de panadería que desarrolla el Centro Especializado en la Reinserción Social para Adolescentes Infractores (Cersai 1), que los adolescentes ya cubren pedidos para eventos sociales, y se proyecta expandir el mercado a fin de que los rehabilitados sean productivos económicamente.

Valentín Calderón, coordinador de programas para la reinserción social del Cersai 1, explicó que con el propósito de ofrecer a los jóvenes infractores la oportunidad de aprender un oficio que les permita mejorar sus condiciones de vida, se diseñó un taller de panadería, el cual diariamente produce entre 500 y mil 500 piezas.

La producción inicialmente cubrió las necesidades internas del centro, para alimento de los jóvenes infractores que ahí se rehabilitan, pero ahora se vende pan hacia el exterior, lo que les reditúa ganancias a los adolescentes.

Aseguró que este tipo de terapias ocupacionales ha tenido excelentes resultados, pues los jóvenes adquieren conocimientos que les permiten desarrollarse en lo laboral y escolar.

Actualmente en la panadería, ubicada en la capital del estado de Chihuahua, laboran diez jóvenes de entre 16 y 18 años, quienes han aprendido en poco tiempo este oficio, el cual, según explican, seguirán realizando una vez que se encuentren en plena libertad, ya sea como microempresarios o colocándose en algún negocio ya establecido.


* * *


Anúnciate en Peninsular Digital

 

¿Quires anunciarte en Peninsular Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.