Segunda jornada de Lunas de Octubre

70 tazas de café, un montón de cigarrillos y una tercera parte de los escritores con resaca, así inició el viernes 15 octubre, segundo día de Lunas de Octubre en Cabo San Lucas.

70 tazas de café, un montón de cigarrillos y una tercera parte de los escritores con resaca, así inició el viernes 15 octubre, segundo día de Lunas de Octubre en Cabo San Lucas.

70 tazas de café, un montón de cigarrillos y una tercera parte de los escritores con resaca, así inició el viernes 15 octubre, segundo día de Lunas de Octubre en Cabo San Lucas.

En la primera mesa, que se llevó a cabo en el Museo de Historia Natural, participaron María Eugenia Garibay, María Guadalupe Muño Flores, Ana Rosshandler y Margarita Mendoza Palomar. Destacó la participación de Rosshandler, que dio lecturas a las viñetas que escribió para la obra pictórica de Carlos Díaz Castro, “Marina Terrenal”, que se expone actualmente en la galería de arte Carlos Olachea; así como la intervención de Mendoza Palomar, que leyó algunos de sus poemas incluidos en el libro “Semillas de agua y luz”, donde recoge voces coloquiales e historias de campesinos jaliscienses, en un pulcro andamiaje.

La segunda mesa fue una de las más gratas del día. Vianka Santana presentó el libro “Patrimonio en la Tierra Encantada”, una novela infantil hecha con la precisión y soltura necesarias para convertirlo en una lectura para todo público. Vianka busca concientizar a niños y adultos sobre los problemas de globalización por los que estamos atravesando. Después vino Armando Alanís, con su novela más reciente “Las lágrimas del Centauro”, que, a través de una extenuante investigación de campo, recoge pasajes inéditos de la vida del General Francisco Villa, muy al estilo de Alanís. “Las lágrimas del Centauro” será presentado el próximo domingo en el Zócalo de la Ciudad de México, en el marco de la Feria Internacional del Libro. Patricia Medina fue la tercera participante, lanzando su narrativa que cayó como balde de agua fría, haciendo que el público no pudiera despegar los oídos de sus cuentos.

A la una de la tarde se presentaría Julio César Félix Lerma, con poesía empapada de blues; después vendría Edith Villavicencio con fragmentos de “Claroscuro”, su reciente novela; y Humberto González, presentando una tragedia y una comedia de finísima composición y humor sumamente inteligente.

Llegó la hora de comer y el restaurante del hotel Comfort Inn se llenó de escritores con cerveza y planes nocturnos.

En la Casa de la Cultura Nieves Trasviña llegó la hora a grandes autores, como Rosina Conde y Eloy Urroz. La primera mesa vespertina fue para Martín Avilés, presidente de la Asociación Sudcaliforniana de Escritores, quien leyó un cuento con lenguaje de barrio y droga; Mario Jaime, con poesía bañada en ciencia; y Alejandra Robes.

Ya obscuro subieron a la mesa Lorena Durán, Eloy Urroz, Claudia Luna y Rosina Conde, lo que logró que fuera una mesa de calidad invaluable, donde la narrativa y la poesía alcanzó el punto más álgido del día, bajo la luna de brillo y sonrisa, única de octubre.

Por último, se armaron dos delegaciones, la de los poetas que se perdieron en los bares y la de los bebedores solitarios, que se quedaron en el Comfort Inn a charlar, fumar y esperar que llegue el sábado, día final del encuentro literario, mismo que culminará en el Hotel California de Todos Santos.


* * *


Anúnciate en Peninsular Digital

 

¿Quires anunciarte en Peninsular Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.