Terrenos en Cabo San Lucas

Desayunando con el poeta

Juan Domingo Argüelles viene a nuestra ciudad a presentar su libro “¿Qué leen los que no leen?” y a impartir un Taller Literario, mismo que será desarrollado en el Centro de Convenciones de la Universidad Autónoma de Baja California Sur

Juan Domingo Argüelles viene a nuestra ciudad a presentar su libro “¿Qué leen los que no leen?” y a impartir un Taller Literario, mismo que será desarrollado en el Centro de Convenciones de la Universidad Autónoma de Baja California Sur

La mañana del dos de junio, en el hotel “Bugambilias”, el poeta, ensayista, editor y crítico, Juan Domingo Argüelles, compartió una charla íntima con selectos medios de comunicación. Con esa decoración que emula al arte impresionista de la Francia del XIX, el comedor exterior del hotel, fue el espacio idóneo para que el escritor nos revelara su sentir con respecto a la lectura. Siempre sonriendo, como una flor abierta y blanca.

Juan Domingo Argüelles viene a nuestra ciudad a presentar su libro “¿Qué leen los que no leen?” y a impartir un Taller Literario, mismo que será desarrollado en el Centro de Convenciones de la Universidad Autónoma de Baja California Sur, los día dos, tres y cuatro de junio.

En la charla, Juan Domingo se mostró como un amigo al que no viéramos hace mucho tiempo y tiene tantas ganas de platicar. “¿Un café?”, preguntó el mesero “una taza de agua caliente, por favor”, contestó Argüelles. La plática discurrió sobre el tema de la lectura, si es importante leer o si no lo es, sobre qué se debe leer y encima de todo, si se disfruta o no la lectura entre los jóvenes.

En “¿Qué leen los que no leen?”, el autor propone la lectura como un placer y no como una obligación. Leer para obtener algo, un cambio, una reafirmación, no para poder ser más pedante en las tertulias. “Debemos distinguir entre buenas lecturas y buenas obras. Me refiero a que cuando iniciamos a un lector no tenemos que partir de que tenga que ser un buen libro, en términos, digamos, de que sea “El Quijote”, de que sea… todos esos libros que aborrecen los muchachos.”

La idea de Argüelles es llegar a la literatura de manera natural, él compara el gusto por el cine y la música con el gusto por la lectura. “Yo nunca he escuchado”, menciona, “en ningún país, que digan: ¡todos a ver cine! pero sí dicen todos a leer […] se da por hecho que todos escuchan música, que todos ven cine […] ¿cuál es la diferencia?, que a nadie obligan a escuchar música y a nadie obligan a ver cine, y en cambio, sí nos obligan a leer […] hay una cosa muy importante, el problema de la lectura proviene de que nunca preguntamos, ¿qué quieres leer?”

Lo principal para Juan Domingo es acabar con esa solemnización que hacemos de la lectura y empezar a disfrutarla, porque, como dice: “nadie nos obligo a tomar en la secundaria […] pero lo hicimos, porque vimos que lo hacían. Asimismo, se puede aprender a leer.”

El escritor desayunó papaya y huevos revueltos con jamón, “otra taza de agua caliente por favor” y jamás apartó de sí su sonrisa de flor abierta.


* * *


Anúnciate en Peninsular Digital

 

¿Quires anunciarte en Peninsular Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.