Terrenos en Cabo San Lucas

Con teatro repleto se presentó la Compañía Nacional de Danza del INBA

El público sudcaliforniano se vio exaltado el pasado 10 de diciembre, aplaudía casi a cada cabriolé o movimiento allégro, extasiado. Las bailarinas se detenían a agradecer y recibieron ciento de flores cada una.

El público sudcaliforniano se vio exaltado el pasado 10 de diciembre, aplaudía casi a cada cabriolé o movimiento allégro, extasiado. Las bailarinas se detenían a agradecer y recibieron cientos de flores cada una.

El Teatro de la Ciudad repleto, alrededor de cinco mil personas apreciando el espectáculo en la explanada de la Unidad Cultural a través de una pantalla gigante, otras tantas desde sus televisores o por internet; la presentación de la Compañía Nacional de Danza del Instituto Nacional de Bellas Artes, en su Gala Extraordinaria de Temporada Otoño-Invierno 2011, de nuevo creó furor, incluso más, y comprobándose así las ansias por buenos espectáculos que aquejan a los sudcalifornianos, que Los sierreños del valle o Los Llaneros del sur de las montañas del norte.

El público sudcaliforniano se vio exaltado el pasado 10 de diciembre, aplaudía casi a cada cabriolé o movimiento allégro, extasiado. Las bailarinas se detenían a agradecer y recibieron cientos de flores cada una.

Con un Programa exclusivo de Otoño-Invierno, in memoriam del bailarín y coreógrafo Michel Descombey, fallecido hace dos semanas, quien fue fundamental en el arte escénico dancístico clásico en México, la Compañía Nacional de Danza de la institución artística más importante de México, el Instituto Nacional de Bellas Artes, ofreció con sus bailarines más connotados, obras como el Tercer Acto de La Cenicienta, con coreografía de Sir Ben, música de Sergei Prokófiev y vestuario de René Durón; La Muerte del Cisne, solo para un hombre: dramática, humana, mostrando la fuerza, fragilidad y belleza del cisne, a cargo de la coreografía y diseño de vestuario de Michel Descombey y música de Camile Saint-Saëns); el pas de deux del Segundo Acto, Hada de Azúcar, de El cascanueces, coreografiado por Nina Novak, sobre la original de Lev Ivanov; música de Piotr. I. Tchaikovsky; vestuario de Carlo Demichelis e iluminación de Rafael Mendoza; Muñecos, con coreografía de Alberto Méndez, música de Rembert-Egües, vestuario de Víctor Flores † e iluminación de Rafael Mendoza; y el grand pas de La bayadera, con coreografía de Caroline Llorca, según la original de Marius Petipa; música de Léon Minkus, vestuario de Alexandre Vassiliev e iluminación de Rafael Mendoza.

Con varias ovaciones, el público asistente se manifestó ante la maestría de la ejecución de tan complicadas y vistosas coreografías, así como la profunda emoción que provocó la obra La Muerte del Cisne, que sin lugar a dudas, es una de las coreografías más bellas del arte dancístico clásico.

El Sistema Estatal para el Desarrollo Integral de la Familia, por medio del Programa Valor Sudcaliforniano, el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes a través del Instituto Sudcaliforniano de Cultura, llevaron a cabo esta presentación.


* * *


Anúnciate en Peninsular Digital

 

¿Quires anunciarte en Peninsular Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.