Burroughs, un outsider provocador y controvertido

La obra de Burroughs alberga una gran carga autobiográfica y suele plasmar su adicción a diversas sustancias. La experimentación, el surrealismo y la sátira componen algunos de los componentes más acentuados de sus novelas.

La obra de Burroughs alberga una gran carga autobiográfica y suele plasmar su adicción a diversas sustancias. La experimentación, el surrealismo y la sátira componen algunos de los componentes más acentuados de sus novelas.

William Seward Burroughs, mejor conocido como William Burroughs, fue uno de los más representativos hijos golpeados de la postguerra (Segunda Guerra Mundial) que se introdujeron hasta los pelos en un tropel de aventuras bisexuales, vinos en tejados, jazz discípulo de bencedrina y heroína como vía de auscultación cósmica y artística: la generación beat. Murió a los ochenta y tres años, el 2 de agosto de 1997. Y tan cerca del aniversario de su muerte, algunos se preguntan, ¿México verá una generación artística que se grabe en los anales de la historia tras recibir los duros golpes que nos atestan hoy, o estamos demasiado aturdidos?

La obra de Burroughs alberga una gran carga autobiográfica y suele plasmar su adicción a diversas sustancias. La experimentación, el surrealismo y la sátira componen algunos de los componentes más acentuados de sus novelas. Burroughs estaba convencido de que el ser humano está infectado de lenguaje. Consideraba que el lenguaje (y las normas gramaticales y sintácticas que le caracterizan) es una entidad parasitaria, viral, que ha elegido nuestras mentes como hábitat. Lo que nos recuerda un tanto el mito de La Torre de Babel.

Para su escritura empleaba en ocasiones la técnica del cut-up, inventada junto al pintor Brion Gysin. “Consistía en conformar una narración mediante la agrupación aleatoria de distintos textos, confiriendo una singularidad cuasi poética y alucinatoria a la prosa”.

Su segunda esposa, Joan Vollmer Adams, falleció en 1951 a causa de un accidente ocurrido en México, cuando el escritor, borracho tras una fiesta, le disparó un tiro mientras intentaba acertarle a un vaso colocado encima de su cabeza, quien se encontraba también en un estado etílico prominente. Ambos tuvieron un hijo, William Burroughs III, quien falleció a los treinta y dos años a causa de sus adicciones a las drogas.  

“Su bibliografía se inicia con Yonqui (1953), libro aparecido en su época con el seudónimo de William Lee; después publicaría El Almuerzo Desnudo (1959), su texto más popular que fue censurado en la ciudad de Boston; Minutos To Go y El Exterminador (1960), ambos co-escritos junto al pintor Brion Gysin; la Trilogía Nova; La Conversación De Los Dedos Muertos (1963); Las Cartas De La Ayahuasca (1964), en donde se recogía su correspondencia con Allen Ginsberg; Las Últimas Palabras Del Holandés Schultz (1970), Los Muchachos Salvajes (1971); White Subway (1973); Port Of Saints (1973); Ciudades De La Noche Roja (1981); The Job (1982), libro de entrevistas con el autor realizadas por Daniel Odier; El Lugar De Los Caminos Muertos (1984), Marica (1986), libro escrito en los años 50 que no fue publicado en su momento, The Cat Inside (1986), Tierras Del Occidente (1987), Interzone (1987), El Fantasma Accidental (1991), y el libro autobiográfico Mi Educación: A Un libro de sueños (1995).

Burroughs también era un personaje muy admirado dentro de la industria musical. Formó parte del collage del disco de The Beatles Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band, Soft Machine se llamaron así en tributo a uno de sus títulos más famosos y colaboró con diversos músicos de renombre, como Tom Waits en la obra The Black Rider (1993), o Kurt Cobain en el EP The Priest They Called Him (1993). También apareció como actor en la película de Gus Van Sant Drugstore Cowboy (1989).


* * *


Una Respuesta de Burroughs, un outsider provocador y controvertido

  1. Kurt Cobain Cota Sandez 04/08/2011 en 2:15 PM

    Si, este es uno de los mas grandes escritores del siglo 20…

    pero,

    también,

    era un hijo de su putísima madre, un psicópata pederasta que en México se hartó de corromper niños, y que además lo presume en sus sus novelas y cuentos tan autobriográficos…. como cualquier turista gringo que muestra la foto que se tomó con el burro de Tijuana el verano pasado.

    y, sin embargo…

    no se puede dejar de reconocer el enorme talento como escritor de este bastardo.

Anúnciate en Peninsular Digital

 

¿Quires anunciarte en Peninsular Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.