Y El Brujo se entregó

Héctor Miranda