La historia de Carolina

Carolina

Carolina Rita, madre de familia de seis hijos, recientemente descubrió que el cansancio que sentía después de amasar tortillas no era simplemente eso, sino un tumor alojado en su hombro, del cual a una semana de permanecer internada, aún no se tiene un diagnóstico.

San José del Cabo, Baja California Sur.– Bajó lentamente la silla de ruedas en la que traía a su esposa, para estratégicamente colocarla frente a los ventanales que daban al jardín ubicado a un costado de la entrada de urgencias, donde sus seis hijos aguardaban para a través del cristal ver a su mamá, internada en el Hospital General de San José del Cabo desde hace una semana.

Al llegar al ventanal, con una actitud amorosa, Daniel Aguilar Martínez, esposo de la señora Carolina Rita Álvarez, quien está siendo atendida por un tumor en uno de sus hombros,  la abrazó, la besó en la frente y con la voz entrecortada le dijo, “no llores mi amor, por ellos tienes que ser fuerte, te extrañan y quieren verte bien”.

Los seis hijos, que van de los 15 años hasta los dos años de edad, se abalanzaron para ver a su mamá Carolina, quien con una mano abierta sobre la ventana les decía, “¿cómo están mis amores? ¿se están portando bien? ¿cómo van en la escuela? Hagan su tarea por favor y háganle caso a su hermana, yo pronto voy a salir, los quiero mucho”.

La historia de Carolina, como la nombró su marido, comenzó el pasado 10 de mayo, cuando ella luego de hacer las tortillas que a diario prepara a mano, comentó que se sentía mal y algo cansada.

“Desde ese día empezó el problema, de ahí le salió una bolita en el hombro, era chiquita y se le fue haciendo más y más grande y de ahí para adelante, hace 8 días, el lunes, se vino ella solita al hospital porque yo tenía un trabajo, el cual me quitaron por venirme a atenderla”, declaró.

El señor Daniel de profesión albañil, narró como estando en la obra, recibió una llamada de su hija mayor, en la que le comunicó que era necesario que se presentara en el Hospital General, pues su mamá se quedaría internada.

 “Le dije al patrón que si me daba permiso, él me dijo que sí y ya en la tarde regresé a verlo, me pagó y me dijo que ya no tenía trabajo porque urgía y había que estar al pendiente; aún con un sueldo que apenas me alcanzaba para mantener a mis hijos y ahora sin trabajo, aquí estamos echándole ganas para que mi esposa se recupere”, manifestó.

En el hospital los doctores que atienden a Carolina diagnostican que tiene un poco de agua en un pulmón, debido a una infección, además de anemia, gastritis y el tumor del brazo, del cual se hizo una tomografía, pero será necesaria una biopsia para descartar que se trate de no maligno.

El señor Aguilar subrayó no saber para cuándo su mujer será dada de alta y hasta entonces refirió, no podrá buscar un empleo pues necesita cuidarla, por lo que solicitó a la población, “que me ayuden, con medicamentos o con un apoyo en efectivo, porque tengo que andarme moviendo y además dejarles dinero a mis hijos para que coman”.

Para finalizar agradeció a los doctores y enfermeros del Hospital General, pues en ellos ha encontrado mucha humanidad.

Para apoyar a esta familia, puede llamar directamente al celular 624 12 9 36 42 con el señor Aguilar.


* * *


Anúnciate en Peninsular Digital

 

¿Quires anunciarte en Peninsular Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.