Terrenos en Cabo San Lucas

Explorando Los Cabos (4)

Pamela Padilla Soto

Son siete delfines nariz de botella del Atlántico, los que habitan en estas incomparables instalaciones, pues al estar dentro del mar, en un hábitat natural, los delfines se libres de estrés, lo que les permite disfrutar la experiencia del contacto con las personas, así como con alguno que otro pez, ave y crustáceo que vive en el lugar.

Son siete delfines nariz de botella del Atlántico, los que habitan en estas incomparables instalaciones, pues al estar dentro del mar, en un hábitat natural, los delfines se libres de estrés, lo que les permite disfrutar la experiencia del contacto con las personas, así como con alguno que otro pez, ave y crustáceo que vive en el lugar.

Con 7 mil 500 metros cuadrados de superficie de agua, las instalaciones de Dolphin Discovery Los Cabos son las más grandes de todo el norte de México, enclavadas a un costado de la marina, dentro de una pequeña bahía del pueblo de La Playa, de esta cabecera municipal, desde el 14 de febrero del 2011. 

Son siete delfines nariz de botella del Atlántico, los que habitan en estas incomparables instalaciones, pues al estar dentro del mar, en un hábitat natural, los delfines se libres de estrés, lo que les permite disfrutar la experiencia del contacto con las personas, así como con alguno que otro pez, ave y crustáceo que vive en el lugar.

 Alejandro Corral, gerente general de Dolphin Discovery Los Cabos, compartió con Peninsular Digital que la empresa ha resultado del agrado de los promotores y de los clientes, debido a que los delfines les transmiten su alegría, pues se han habituado positivamente a las instalaciones, incluso creciendo en su tamaño y peso.

 En algún momento la gente debe de ver, escuchar y de ser posible, tocar un delfín, es una experiencia única, por lo que se permite el paso a la población, “todos pueden ir, tenemos un área desde donde se pueden ver perfectamente bien y no les vamos a cobrar un solo peso, son bienvenidos las veces que quieran ir”, manifestó el gerente Corral.

 La entrenadora Alicia Ocampo, explica que es a través del condicionamiento operante como trabajan con los delfines, quienes son reforzados al seguir la instrucción correcta y debido a su inteligencia, es común aprendan de manera rápida, por lo que es fácil que vuelvan a repetir el comportamiento, incluso dictado por diferentes entrenadores.

 Al ser animales poderosos, que nadan cientos de kilómetros, también necesitan de alimentarse correctamente, por lo que se les da capellini para proveerlos de proteínas y agua, además de arenque, pescado que cuenta con mucha grasa, pero se les da una dieta especifica dependiendo del tamaño y las necesidades de cada uno. 

Conociendo a Eva e Ixchel

Tras firmar las responsivas y escuchar una rápida, pero detallada información de la experiencia que están a punto de vivir, los turistas caminan hasta el puente que los separa de conocer a Eva e Ixchel, respectivamente la más viejita y la más gordita de los delfines.

 La entrenadora Alicia y su compañero Efraín, desde al agua dan la instrucción de abordar por parejas los kayaks, que luego uno por uno son conducidos hasta un área central de la alberca, donde al alargar el remo, Eva salta con increíble fuerza, volando a un costado y sobre los hombros de las personas, quienes desde ese momento y hasta una hora más tarde, no logran borrar la sonrisa de sus rostros.

 Eva e Ixchel, juguetonas ante la presencia de sus nuevos amigos humanos, saltan por los ires, bailan el paso moonwalker de Michael Jackson e incluso juegan unas carreritas de kayaks con ellos, el ganador humano es el primero en tener contacto con los amorosos cetáceos.

 Alicia se ocupa en que la experiencia sea inolvidable, pues pide a Ixchel que se acueste sobre los brazos de alguna persona, quien entonces tiene la oportunidad de tocarlo y admirar su pasividad y tamaño, después por medio de instrucciones, permite que mientras se nada, la gente pueda acariciarlos, bailar con ellos haciendo giros acuáticos tipo ballet y ya entrados en confianza, hasta emprender una guerrita de agua.

 Entonces viene lo que distingue al programa Royal Swim Plus, que es primeramente experimentar el Dorsal Tow, en donde la persona se sujeta la aleta dorsal de los delfines, quienes la arrastran hasta la plataforma.

 Para continuar con las emociones fuertes, pero al mismo tiempo delicadas, sigue el Foot Push, el favorito de muchos, que es cuando Eva e Ixchel empujan cada una un pie, hasta sacar a la persona del agua, tal como si volara.

 Durante al contacto no puede faltar la oportunidad de besar a los delfines en la trompa y ser besados por ellos en la mejilla, momento en el que parece sienten aprecio, pues parece que sonríen y cierran los ojos; durante la sesión de fotos de besos con cada participante, el resto del grupo tiene algo de tiempo libre para acariciar la suave pero firme piel de Eva o Ixchel.

 Las dulces cetáceas nariz de botella, dan una vuelta a toda velocidad como última muestra de su agilidad y rapidez, sensación que emana poder y que resulta contradictora ante la delicadeza del contacto que las personas acaban de experimentar, nuevos amigos a quienes despiden agitando sus colas en señal de hasta pronto.

Una experiencia inolvidable

Diana Garibay, turista proveniente de Tijuana y con la fortuna de haber tenido un par de contactos con delfines previos, repite la experiencia en Los Cabos, de la cual destacó la interacción sobre el kayak, pero principalmente el beso, “es cuando te proyectas junto con ellos y lo sientes, porque lo proyectan en su cara, parece que se ríen contigo, es una experiencia que toda la gente debería hacer alguna vez; los animales son muy mansos y divinos”, reiteró.

 Santiago Mesa y su novia Cristina, provenientes de Colombia y en su viaje por Los Cabos, decidieron por primera vez nadar con delfines, experiencia que ambos calificaron como increíble, “son unos animales muy tiernos, que siempre ha visto uno y le parecen simpáticos, pero tener la experiencia de nadar con ellos, estar cerca, sentirlos, hay mucha más conexión”.

 La energía positiva de Eva e Ixchel invadió al alegre grupo de turistas, que al calor de la convivencia y el contacto, en el agua formaron un equipo lleno de armonía.

 Para finalizar aún con mejor ánimo, los visitantes realizaron el Boat Ride Express de Ocean Riders, un intrépido recorrido en la bahía de San José del Cabo, a bordo de una lancha creada para rescate en oleaje, con dos motores que dan 400 caballos de fuerza, que da la oportunidad de a 80 kilómetros por hora surfear las olas, costear las playas e incluso darse un chapuzón cerca de alguna de ellas.

 Para mayor información acerca de los múltiples programas de Discovery Dolphin, para conocer los precios especiales para el turismo nacional y local o bien las promociones de verano, puede ingresar a la página www.dolphindiscovery.com ó bien llamar a los teléfonos 1 05 29 54, 10 5 29 64 y 10 5 29 84.

 Cabe destacar la importancia de llevar un protector solar biodegradable, pues se busca proteger el bienestar de los delfines y de su medio ambiente, de otra manera están a la venta en la tienda de souvenirs, donde también están a la venta las fotos de su encuentro con delfines.

[nggallery id=321]


* * *


Anúnciate en Peninsular Digital

 

¿Quires anunciarte en Peninsular Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.