Violencia contra la mujer (2)

Pamela Padilla Soto

Como parte de la prevención de la violencia en la pareja, el Sector Salud cuenta con una serie de folletos donde se insiste en la importancia de frenarla, mismos en los que además se puede elaborar una evaluación de riesgo, la cual según las respuestas y por medio de un semáforo, emite recomendaciones.
Como parte de la prevención de la violencia en la pareja, el Sector Salud cuenta con una serie de folletos donde se insiste en la importancia de frenarla, mismos en los que además se puede elaborar una evaluación de riesgo, la cual según las respuestas y por medio de un semáforo, emite recomendaciones.

Todas las personas en algún momento de la vida, hemos sufrido o hemos ejercido algún tipo de agresión o violencia, por lo que nunca debemos olvidar que su origen viene de nosotros mismos y en consecuencia, debemos asumir nuestras decisiones y acciones si la ejercemos.

Asimismo las personas contamos con un instinto de conservación que se acciona al verse amenazada nuestra integridad, pero cuando se trata de violencia o agresiones, la reacción recomendada por los especialistas debe ser diferente.

Si se es partícipe de un choque, es una reacción natural el gritar o cubrirse el rostro, o bien al sufrir una caída meter las manos, sin embargo cuando hay un hombre le grita o violenta a una mujer, lo aconsejable es que esta no responda de la misma forma, por el contrario, que sea paciente, tolerante y que adopte una postura de diálogo; de hacer peticiones, poner atención a la manera en que se realizan.

Pero si esto no funciona, hay que poner en definitiva un ALTO.

Que la violencia no marque tu vida

Según el Sector Salud de Baja California Sur, una de cada cinco mujeres vive violencia de pareja, por lo que resulta de relevancia identificar, reconocer y enfrentar que se vive una relación de maltrato y entonces buscar ayuda profesional, misma que se brinda en diversos centros de salud en los diversos municipios.

La semana pasada, en Salud Mental de San José del Cabo, se culminó el taller de empoderamiento para mujeres, donde la principal finalidad fue el apoyarlas en su proceso, durante el cual logren romper con los esquemas culturales de opresión.

En dicho taller con duración de dos meses, la psicóloga Fabiola, las ayudó a tomar conciencia sobre su subordinación y a la vez confianza en sí mismas, todo un cambio individual que favoreció a las que asistieron, pues les brindó la oportunidad de decidir sobre sus vidas.

Una de las participantes a quien llamaremos Gloria, narró como después de asistir al curso y de empoderarse de su propia vida, ha podido mantener sola a sus hijos, así mismo narró como sus compañeros de trabajo la chulean porque ya se arregla y a diario se maquilla, incluso tiene la intención de terminar su preparatoria para luego alcanzar el sueño de toda su vida, convertirse en médico.

Por su parte, Gabriela, quien tras dos años de separarse de una relación muy larga, vivía todavía enganchada, situación que la llevó a sufrir de ansiedad, angustia y depresión, pues para ella su mundo terminó con el noviazgo, se le destruyó el castillo, se olvidó de sus amigos y de ella misma, sintiéndose completamente sola.

“Llegué en una situación bastante incómoda en mi vida y dije ya hasta aquí, todo tiene un límite, porque pensé que tenía que hacer algo, que no era justo para mí, así que me uní al grupo y tengo 61 días siendo feliz”, aseguró Gabriela.

A través de hacer consciente lo que no tenía conciencia que vivía, no sólo su perspectiva de la vida cambió, también su aspecto, por lo que a las mujeres que vivan alguna situación similar o de violencia, recomendó busquen ayuda de profesionales que las orienten, pues para Gabriela se convirtieron en una luz en el camino de la esperanza.

Síntomas de abuso

Como parte de la prevención de la violencia en la pareja, el Sector Salud cuenta con una serie de folletos donde se insiste en la importancia de frenarla, mismos en los que además se puede elaborar una evaluación de riesgo, la cual según las respuestas y por medio de un semáforo, emite recomendaciones.

Las preguntas señalan formas de presión o control, tales como el sentirse constantemente controlados por su pareja, que este las acuse de infidelidad o cualquier otra cosa sin ningún motivo, así como el que sean criticadas, humilladas o amenazadas en público o en privado, viviendo así con un sentimiento de tensión permanente.

Otro de los síntomas son el que la pareja los aísle del mundo exterior, prohibiéndoles mantener contacto con amigos o familiares, incluso llegando al extremo de encerrarlas, amenazarlas, lanzarles objetos, golpearlas o forzarlas a tener relaciones sexuales.

Si bien la mayoría de los abusos son cometidos contra la pareja, a veces como forma de manipulación y castigo, amenazan con quitarse la vida o herir a otros miembros de la familia como los hijos.

De considerar la mayoría de las situaciones antes expuestas como cotidianas y según señala el color rojo, estas viviendo una vida con violencia y necesitas considerar urgentemente la forma de alejarte de dicha situación, así como obtener ayuda profesional, debido a que el problema no se resuelve por sí mismo si las dos partes no están de acuerdo y por lo tanto, la vida puede estar en peligro en más de una ocasión o bien la salud física o mental pueden quedar permanentemente dañadas.

Si la balanza se inclina a que la mayoría de los abusos ocurren con la pareja, indica el color amarillo que la violencia que estas viviendo es importante y por lo tanto, resulta necesario el considerar ayuda institucional o personal.

Puede ocurrir que sólo unos pocos casos de los anteriores expuestos ocurran con la pareja, entonces el color verde refleja que la relación que vives no es violenta y aunque puedan existir algunos problemas comunes, regularmente se resuelven mediante el diálogo.

Si necesita ayuda de urgencia, puede llamar al teléfono de Previncrisis en La Paz al 123 00 20. También puede buscar asesoría en San José del Cabo al 14 2 44 96, 14 2 00 13 y 14 2 38 13 y en Ciudad Constitución al 13 2 10 22 y 13 2 13 11.

¡Comparte!

* * *