1 de Mayo, nada que celebrar

Héctor Miranda