Se suma México a protesta por temporada ballenera de Japón

GBA

La Comisión Ballenera Internacional, protesta por la nueva temporada de caza de ballenas que anunciaran autoridades de Japón, protesta a la que se adhirió el gobierno mexicano.

La Paz, Baja California Sur.- El grupo Buenos Aires, formado por los países latinoamericanos que conforman la Comisión Ballenera Internacional, protesta por la nueva temporada de caza de ballenas que anunciaran autoridades de Japón, protesta a la que se adhirió el gobierno mexicano, pues, desde el día 4 de este mes, el GBA informó que la flota de ese país oriental se propone cazar, durante el 2013, 850 ballenas minke antárticas, 50 ballenas fin y 50 ballenas jorobadas, argumentando que serán usadas en investigaciones científicas, a lo que el organismo latinoamericano respondió: “dichos límites de captura evidencian claramente una operación de naturaleza comercial”.

Desde finales de diciembre, la flota japonesa partió con dirección al Santuario de Ballenas del Océano Austral, con un tope de pesca autorizado igual al de la temporada 2011-2012, para el que el gobierno japonés autorizó la captura de 950 ballenas, aunque, debido al mal tiempo y a lo realizado por el grupo Sea Shepherd, que obstruyera la labor de los buques durante al menos 11 ocasiones,  sólo capturaron 267, de acuerdo a reportes oficiales,

El día de ayer, la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales, difundió un documento en el que se asegura que: “las capturas realizadas año tras año por Japón atentan contra el espíritu y letra de la Convención Internacional”, esto a pesar de que el gobierno japonés se ampara en el artículo VIII de la misma convención para la Regulación de la Caza de Ballenas, por ello, el gobierno mexicano exhorta a Japón a “poner fin a la caza que realiza en un santuario que fue establecido por la Comisión Ballenera Internacional”.

El Instituto de Investigación de Cetáceos en Japón, organismo que se encarga de la expedición de licencias para la flota ballenera, argumenta en su defensa, que en sus investigaciones combina técnicas no letales, es decir, biopsias y resonancias acústicas, con técnicas letales, las “que son de vital importancia para todo el estudio, pues se requiere examinar órganos internos como ovarios, sistema auditivo y estómagos”.

Además, las autoridades japonesas informan que, durante los últimos 24 años investigando ballenas, sus aportes a la ciencia se ven reflejados en 375 “presentaciones orales” en diferentes simposios, y sus proyectos han permitido formar a 25 especialistas con doctorado, 61 con maestría y 44 con licenciatura.

Aseguran también que los científicos japoneses no son los únicos que se benefician de esa actividad de caza, pues, según reportes presentados el último mes de 2012, el uso de técnicas letales, permitió realizar 163 artículos de especialistas japoneses y 67 de extranjeros durante el proyecto en la Antártica.

A todo esto, el gobierno mexicano asegura que la motivación científica que alienta la actividad, carece de sustento, pues: “los programas con que Japón pretende justificar sus acciones no cumplen con los estándares científicos internacionales“, y sólo buscan encubrir su verdadero fin comercial.

El propio Instituto de Investigación de Cetáceos de Japón, admite que las ballenas que se capturan con fines científicos, terminan siendo comercializadas y “los esqueletos de ballenas capturadas son dispuestos de acuerdo a la Convención Internacional”, según asegura la institución en su página de internet, “y los productos derivados de ambos programas de investigación son procesados y vendidos dentro de Japón, bajo la guía del gobierno japonés, y las ganancias de dichas ventas son usadas para cubrir una parte de los costos de investigación”.

Hace 7 décadas, diversas naciones reconocieron que la historia de la caza del cetáceo está marcada por la “sobreexplotación de un área tras otra, y de una especie de ballena tras otra, hasta el punto de que es esencial proteger todas las especies de ballenas” por eso, y pretendiendo permitir la recuperación de las ballenas, “lo más rápido posible, sin expandir con esto problemas económicos o nutricionales”, quedó establecida la Convención Internacional para la Regulación de la Caza de Ballenas, y la Comisión Ballenera Internacional, su órgano ejecutivo.

En esa época, ese organismo establecía límites de caza sólo para especies en evidente peligro y la restringió a “aquellas especies más adecuadas para una explotación sustentable”, pero la continua captura llevó, en las siguientes décadas, a un colapso de todos los tipos de ballena, por ello, durante 1972, se solicitó en Estocolmo se adoptara una moratoria para toda forma de caza comercial, la que no fue establecida hasta 10 años después.

Primero, Japón rechazó la moratoria y después lo hizo Noruega, que, en 1992, anunció el reinicio de la caza comercial, como lo hiciera Islandia hace siete años.

En 2003 fue presentada la iniciativa Berín por México y otros 15 país, con la que se instauró el Comité de Conservación de la Comisión Ballenera Internacional, para después, en 2005, los 11 países latinoamericanos integrantes de ese organismo, crearon el Grupo Buenos Aires, que tiene como principales objetivos defender la moratoria de la caza comercial de ballenas, terminar con la “caza científica” y crear santuarios balleneros en el Pacífico Sur y el Atlántico.

Se acusa a Japón de haber instrumentado una estrategia de “compra de votos” en la Comisión Ballenera Internacional, para conseguir el levantamiento de la moratoria a la caza comercial, para lograrlo, se requiere del 75% de los votos de los miembros, por lo que se ha señalado a esa nación como impulsora de la incorporación de países no ballenero a ese organismo con objeto de obtener respaldo a sus iniciativas.


* * *


Una Respuesta de Se suma México a protesta por temporada ballenera de Japón

  1. Ricardo 12/02/2013 en 6:46 PM

    El problema no es la caza, pues no es furtiva y los tipos de ballena que se mencionan no están en peligro de extinción. el problema radica que en México hay una inversión muy grande para proteger a estos enormes mamíferos… y no se vale que en la península de california existan tantos proyectos para la protección si saliendo a aguas internacionales pueden ser presa de las empresas japonesas. mi pregunta es… que tanto aportan todos los beneficiados japonenses para el cuidado y crianza de las ballenas?
    si se va comercializar pues que le inviertan arduamente, pues si alguien debería gozar de los placeres o de la investigación de estos cetáceos son los sudcalifornianos.

Anúnciate en Peninsular Digital

 

¿Quires anunciarte en Peninsular Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.