En la UABCS.

Se impartió el Taller de Evaluación Rápida de Vulnerabilidad en la Reserva de la Biosfera El Vizcaíno

Cabo San Lucas, Baja California Sur.- La Universidad Autónoma de Baja California Sur (UABCS), con apoyo del programa de Resiliencia de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), llevó a cabo el Taller de Evaluación Rápida de Vulnerabilidad en la Reserva de la Biosfera El Vizcaíno.

Éste tuvo como objetivo identificar la vulnerabilidad de los ecosistemas de la Reserva en un contexto de cambio climático, así como desarrollar y proponer nuevas medidas estratégicas para la adaptación de las especies y nuevas alternativas para generar ingresos económicos para la población urbana y rural de la zona, sin que se vea afectada el área.

Al taller asistieron académicos e investigadores de instituciones educativas, así como de Organizaciones de la Sociedad Civil. Fue organizado por los profesores de la universidad: Christian Salvadeo y Héctor Reyes Bonilla, con el apoyo de Alejandro Malagamba y María del Pilar Jacobo, de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP).

“Antes de realizar este taller, hicimos otros foros sociales con invitados académicos e investigadores. Realizamos talleres en Vizcaíno, La Bocana, Punta Abreojos, Bahía Tortugas, San Ignacio y Santa Rosalía, donde nos centramos en los impactos que como sociedad hay en la biosfera; por ejemplo la pesca, el turismo, la ganadería o la agricultura”, comentó el profesor Christian Salvadeo.

Durante el curso se realizaron tres mesas, donde los asistentes pudieron aportar sus ideas y alternativas. En la primera se evaluó la vulnerabilidad existente en mares y costas; en la segunda se analizó la vulnerabilidad en llanos, y en la tercera, especialmente se trató el análisis de la parte serrana de la Reserva.

Este taller se deriva del Programa de Adaptación al Cambio Climático de la Reserva de la Biosfera El Vizcaíno dirigido por la Dra. Antonina Ivanova Boncheva, quien es profesora investigadora de la UABCS.

“Surgieron muy buenas propuestas en cuanto a nuevas alternativas para generar ingresos. Por ejemplo diversificar actividades de turismo, es decir no depender tanto del avistamiento de ballena gris, sino hacer incluso un tipo safari, donde se visiten otras zonas para la observación de aves, tortugas, etcétera”.

Puntualizó que es necesario realizar también otro tipo de actividades que tengan que ver más con la conservación del patrimonio cultural, como visitar las pinturas rupestres o misiones Jesuitas, ya que de llevarse a cabo este tipo de propuestas, se estaría dejando de ejercer tanta presión a las especies como la ballena gris, que muchas veces se ven afectadas ante el acercamiento de tantas pangas alrededor de estos mamíferos marinos.

Otro de los tópicos que se vieron durante el taller fue lo concerniente al problema del agua en la región, del análisis del tema surgieron algunas alternativas sobre todo para mejorar el tipo de cultivo y el tipo de riego.

Finalmente dijo que la metodología de este taller, también se está aplicando en casi todas las Áreas Naturales Protegidas de México, Estados Unidos y Canadá, sobre todo en aquéllas que hay migración de distintas especies, con el fin de contrastar ideas o patrones en común y así las tres naciones lo puedan abordar en conjunto.

¡Comparte!

* * *